Destruye empleo desde el inicio de la crisis

Las ventas del comercio minorista encadenan 19 meses seguidos de caídas

La caída del consumo sigue castigando al comercio minorista. Las ventas volvieron a caer con fuerza en enero, según el INE, y ya llevan 19 meses consecutivos de descenso. La destrucción de empleo no se ha frenado desde que se inició la crisis a mediados de 2008. El frenazo en la UE ha dejado tocada también a la industria, que se estaba salvando hasta el momento por el tirón del sector exterior.

Las ventas del comercio minorista siguen sin levantar cabeza. En enero registraron un retroceso del 6% (eliminado los efectos de la inflación y del calendario), con lo que encadenan ya 19 meses de caída. De hecho, si se eliminan de la serie histórica los meses de junio y marzo de 2010, cuando el índice general subió tímidamente, la caída se habría prolongado durante 67 meses, más de cinco años, coincidiendo con el inicio de la crisis. No hay ninguna actividad ni comunidad autónoma que se libre del desplome del consumo. En cuanto a los sectores, el vinculado al equipamiento del hogar (muebles y electrodomésticos) es el que ha sufrido un mayor retroceso, con una contracción del 9,3%, seguido por el equipo personal (vestido y calzado). Por comunidades, el descenso medio llegó al 4,8% y fue especialmente acusado en Castilla-La Mancha (-9,6%) y Murcia (-7,5%).

Consciente del deterioro de las empresas ligadas al comercio, el Ejecutivo ultima la puesta en marcha de una línea de financiación del ICO que servirá tanto para costear las inversiones como las necesidades de circulante. En este instrumento, cuya dotación aún no se conoce, tendrán un papel protagonistas las comunidades autónomas a través de las sociedades de garantía recíproca (SGR). Si se repite el modelo utilizado en otras líneas del ICO, las SGR se encargarán de estudiar los proyectos y avalarlos, de modo que el organismo estatal solo tendrá que ocuparse de aportar la financiación y no de supervisar la viabilidad de las peticiones. Frente a la caída registrada por las ventas, los costes laborales siguen al alza. Entre octubre y diciembre de 2011 subieron un 2,2% (un 2,8% corregido de efectos de calendario), lo que supone el tercer crecimiento trimestral consecutivo, tras el desplome registrado en el primer trimestre de 2011. Esa brecha entre ventas y costes es la que ha provocado la destrucción de empleo masiva en el comercio minorista, con 42 meses consecutivos (tres años y medio) recortando puestos de trabajo.

Por si fuera poco, la producción industrial en España ha empezado a caer con fuerza, en paralelo a la recesión en la Unión Europea. Ese índice encadenó en enero cinco meses consecutivos de caídas, en especial por la disminución de los pedidos procedentes de los grandes socios comerciales de España, como son Alemania, Francia, Portugal e Italia.