La nueva sociedad tendrá sede en Euskadi

Enagás y el Gobierno vasco pagarán a EDP 260 millones por sus gasoductos en España

Enagás y el Gobierno vasco pagarán un total de 260 millones de euros por la red de gasoductos de EDP en España, localizados en su gran mayoría en Euskadi. La operación, según fuentes cercanas a la negociación, está previsto que se cierre a finales de este mes.

EDP, a través de su filial gasista Naturgas, titular de los activos en venta, Enagás y el Gobierno vasco están cerrado los últimos flecos para materializar el contrato de compraventa de la red primaria de transporte que tiene el grupo energético portugués en España. La compra les supondrá al Ejecutivo de Vitoria y al gestor de las infraestructuras gasistas un desembolso conjunto de 260 millones de euros.

La operación está previsto que la ejecute una compañía de nueva creación en la que participarán el Gobierno vasco y Enagás. En esta sociedad, con sede en Euskadi, la firma presidida por Antonio Llardén controlará el 90% del capital y el gabinete de Patxi López, a través del Ente Vasco de la Energía (EVE) el 10% restante.

En el acuerdo alcanzado entre Enagás y EVE para la compañía conjunta, la empresa pública tendrá derecho de veto sobre asuntos estratégicos y el domicilio social. Además podrá ejercitar su salida del capital, a partir de 2016, con un precio ya fijado en base a una serie de parámetros entre los que se encuentran los beneficios que se puedan obtener.

ENAGAS 24,30 -2,99%

El EVE se ha garantizado igualmente, que si la compañía, tal y como se espera, da dividendos recibida el 100% correspondiente a su participación. Estos ingresos servirán para su autofinanciación, lo que evitará tener que recurrir, si fuera necesario, al presupuesto del Gobierno vasco.

Sin recurso a las arcas públicas

De la financiación de la compra, según aseguran medios cercanos a las negociaciones, está previsto que se encargue Enagás y que no sea necesario el recurso a las arcas públicas por parte del EVE. La propia garantía de los activos de la nueva sociedad, con unos ingresos garantizados al ser un negocio regulado, servirán como aval para conseguir los créditos necesarios para afrontar la compra de los más de 425 kilómetros de la red primaria de transporte de Naturgas ubicados, casi en su totalidad, en Euskadi.

El acuerdo con EDP incluye un punto que afecta en exclusiva al Ejecutivo vasco. Fuentes del sector aseguran que el EVE endosará a Naturgas el aval que dio al Gobierno de Trinidad y Tobago por el contrato de compra de gas a 20 años que se cerró cuando todavía la compañía gasista estaba bajo la órbita del Gobierno vasco. La titularidad del aval no se modificó cuando Hidrocantábrico, controlada por EDP, se adjudicó Naturgas.

Para culminar la transacción falta pasar el trámite del consejo de Gobierno del Ejecutivo de Euskadi. El del EVE, su sociedad pública, ya lo aprobó a finales de febrero. El informe también ha pasado por el máximo órgano de gobierno de Naturgas.

La intención del Gobierno vasco con su nueva alianza con Enagás es apuntalar al País Vasco como un polo energético de referencia en España. Ambos socios ya participan en Bilbao Gas Hub junto con BBK, la entidad financiera vizcaína cuyos activos ahora son propiedad de Kutxabank. A esta iniciativa, que supondrá la puesta en marcha de una compañía de peso en el sur de Europa a la hora sellar los pactos para los contratos de suministro a corto plazo de gas, se han ido sumando otras firmas energéticas. Comercializadores de gas como la propia Naturgas, Iberdrola, Cepsa y Endesa, entre otros, también estarán en su capital.

Bilbao Hub Gas está a la espera de la confirmación de Gas Natural, principal compañía española del sector y con mayor número de clientes, a la que se le ha reservado un 10% del accionariado. Es posible, también, que se incorpore alguna entidad financiera que acompañe a Kutxabank en el capital de la nueva compañía que tendrá su sede en la capital vizcaína.

Un pellizco que servirá para reducir su deuda

Los 260 millones que ingresará Naturgas van a suponer un pellizco para EDP. El grupo energético portugués, titular del 85% del capital de la compañía vasca, tiene una deuda cifrada en más de 15.000 millones de euros y los ingresos por la venta de su red primaria de transporte de gas en España se destinarán a aliviar su cartera de créditos.

EDP, que reactivó con urgencia a finales del pasado año las negociaciones para desprenderse de estos activos, ha salido de la órbita del gobierno portugués. La administración lusa vendió en diciembre de 2011 su participación del 21,5% con el objetivo los planes de saneamiento marcados por Bruselas. El adjudicatario fue el consorcio chino Three Gorges que pagó 2.700 millones y se impuso a las ofertas presentadas por otras compañías como la alemana Eon y las brasileñas Electrobras y Cemeg.

Financiación

De la financiación de la compra de los más de 425 kilómetros de la red primaria de transporte de Naturgas está previsto que se encargue Enagás. En la nueva sociedad, el Gobierno vasco, con un 10% del capital, podrá abandonar el accionariado a partir de 2016.