Análisis técnico

Gran zarpazo bajista en el Ibex

Lo venían avisando las velas, el siniestro HCH que dibujaba el gráfico del Campeador desde hace dos semanas no falló. Profundo y con fuerza, el ataque de los osos se llevó por delante a cuantos se pusieron enfrente

Gran marubozu bajista en la sesión de ayer, sólido de principio a fin. Profundo por cuanto ha provocado una súbita caída del -3,39% en nuestro selectivo, en un martes negro también para las Bolsas europeas. Ataque de los osos sin piedad, un día después de perder la clavicular del HCH a cierre del lunes. Y con fuerza, ya que deja tras él un considerable aumento del volumen de negociación. Ni el soporte de los 8.215 puntos pudo ser defendido por los toros, a cierre de sesión el Campeador cerró en los 8.166 puntos.

Sin duda ninguna devastador, pero no por ello inesperado, sólo aquel que no cree en el chartismo y en sus velas le pudo pillar a contrapié. Le contamos en anteriores análisis como se iba desarrollando la figura de vuelta, como el segundo hombro se dibujaba con menos volumen en los ascensos y mayor en los descensos. Como incluso llegó a despistarnos con tres martillos consecutivos aguantando sobre el soporte de los 8.475/500 puntos la semana pasada.

Pero la figura de diamante unida a la rotura de la clavicular provocaron ayer la debacle, que desde estos modestos análisis pudimos advertir a quien quisiera leerlos. Se demuestra una vez más el uso del análisis técnico como una de las mejores herramientas para el pequeño inversor, a la hora de defenderse de los mercados y sacarle rendimiento tanto en las subidas como en las bajadas.

Petroleo Brent 58,370 -1,585%
Oro 1.643,383 1,481%
Plata 18,475 0,668%
EUR x USD 1,0845 0,575%
IBEX 35 9.886,20 -0,45%
EUROSTOXX 50 3.800,38 -0,59%
DOW JONES 28.992,41 -0,78%
NASDAQ 100 9.446,69 -1,88%
S&P 500 3.337,75 -1,05%

Pero si hubo algo inesperado en la sesión de ayer fue la violencia empleada por los osos en el desarrollo de la proyección de la figura. Una caída tan severa y rápida acompañada de fuerte volumen nos hace dudar sobre si la figura bajista se detendrá en los entornos de los 8.000/7.950 puntos o por el contrario son el preludio de una visita a los mínimos del año pasado en los niveles de los 7.500/600 puntos. Tampoco debemos olvidar que llega después de una falsa ruptura alcista de una figura triangular cuyo vértice era precisamente los 8.500 puntos.

Y cuando estas figuras triangulares fallan en su salida, ya sea alcista o bajista, se convierten potencialmente en contrarias, en este caso bajista. El control del Campeador está ya en manos de los osos, próximos rebotes serán muy vulnerables hasta que los toros consigan reconquistar los niveles de los 8.630 puntos, nivel de máximos del segundo hombro, pasando antes por la clavicular del HCH en los 8.475/500 puntos. El gran dilema que se nos plantea ahora, es la posibilidad que la corrección ahora iniciada, tenga cierta profundidad tanto en Wally como en los índices europeos. ¿Hasta donde podrían llevar al Campeador?. El problema de no haber acompañado la subida del resto de selectivos se hace ahora peliagudo.

En el Emperador europeo la corrección en la sesión de ayer, fue similar a la del selectivo español, un -3,41%. Tras perder la directriz acelerada, el doble techo que comentamos en el análisis de ayer desarrolló todo su potencial. Se llevó por delante el soporte de los 2.480 puntos y dejó al selectivo europeo sobre la media móvil de las 50 sesiones en los niveles de los 2.443 puntos. El próximo nivel de soporte donde los toros pueden iniciar el contraataque lo tenemos en los 2.400/380 puntos, antigua gran resistencia que detuvo por dos veces el ascenso del Emperador los meses de diciembre y enero pasado.

Por debajo de esa zona, aún tenemos los 2.300/280 puntos con la directriz alcista principal, mientras no sea perdida en el selectivo europeo no hay problema para su tendencia alcista que nace en los 1.935 puntos. A diferencia del selectivo español, en Europa sólo podemos hablar de una sana corrección, de una fase de reacción a las últimas subidas sin que la tendencia de fondo se vea comprometida.

En Wally, la corrección iniciada ayer fue mucho menos violenta, siguiendo el guión de los últimos meses aquí los osos se mostraron menos eficaces en su ataque. El descenso en el General Custer fue del -1,54% hasta los 1.343 puntos. La figura de agotamiento que se intuía sobre su gráfico junto a su resistencia creciente hicieron su trabajo. La directriz acelerada cedió ayer, pero el primer soporte importante, los 1.334 se mantuvo en pie.

Por debajo tenemos los 1.300 puntos, nivel de soporte horizontal importante y donde trazó el último máximo en el mes de octubre pasado antes de alcanzar los 1.378 puntos. En caso de ser perdidos los 1.250/260 lugar por el que pasa la media móvil de las 200 sesiones serían su siguiente nivel a vigilar. Dada la verticalidad de las subidas en el General Custer, tan sólo nos encontramos ante una corrección tan natural como saludable.

En cuanto a la tecnología, el Nasdaq Composite se dejó un -1,36% hasta los 2.910 puntos. El hueco de ruptura alcista de los 2.885/2.868 puntos son el soporte a vigilar, si los bajistas consiguen cerrarlo, las cesiones podrían alcanzar los entornos de los 2.800 puntos. De momento la corrección se ha iniciado en toda la renta variable, veremos donde plantan cara los toros.