Acusado de estafa y blanqueo de capitales

La Audiencia Nacional retira el pasaporte al ex presidente de Sos

La Audiencia Nacional ha retirado el pasaporte a los hermanos Jesús y Jaime Salazar ex responsables del grupo Sos. Se les acusa de desvio de tesorería del grupo de alimentación hacia sociedades personales.

Jesús Salazar Bello, hasta ahora presidente de SOS Cuétara
Jesús Salazar Bello, hasta ahora presidente de SOS Cuétara

La Audiencia Nacional ha decretado la retirada del pasaporte de los hermanos Jesús y Jaime Salazar, ex ejecutivos del grupo Sos, en el marco de la causa abierta por un supuesto desvío de fondos de la tesorería de la compañía (hoy Deoleo) a sociedades vinculadas a ambos.

En los autos dictados esta semana, el Juzgado Central de Instrucción Número 4 ha prohibido a ambos empresarios abandonar el territorio nacional sin su expresa autorización y les obliga a comparecer cada quince días ante el Juzgado, con apercibimiento de dictar prisión si incumplen tales obligaciones.

Según fuentes judiciales, el juez fundamenta estas medidas en la existencia de un "elevadísimo índice de verosimilitud" acerca de la intervención de los hermanos Salazar en los hechos delictivos que se investigan.

La causa parte de una querella presentada en 2009 por la entonces Sos Corporación por los supuestos delitos de apropiación indebida, estafa, blanqueo de capitales, falsedad en documento mercantil, delito societario y delito contra el mercado.

Las comisiones rogatorias de Luxemburgo han "aportado evidencias" de que los empresarios son los propietarios finales de una estructura de sociedades luxemburguesas "tras la que ocultaban su identidad", según explicaron las mismas fuentes.

Así, apuntaron que Jesús Salazar es dueño de Lencor Investment (teórica propietaria del 100% de Unión de Capitales, cabecera de sus sociedades en España) y que Jaime Salazar es el propietario de Riosal Investment, titular del 90% de Alvan, cabecera de sus empresas en España y de ARVE, "sociedad a la que habían transferido 7,7 millones de euros en las semanas inmediatamente anteriores a cesar de sus cargos" en el grupo alimentario.

"La trama de sociedades fantasmas empleada para la defraudación era especialmente compleja", indicaron las fuentes, que detallaron que la estructura incluía 15 sociedades panameñas, de Liechtenstein, chipriotas, portuguesas y luxemburguesas, sobre las que "se superponían fundaciones y finalmente los hermanos Salazar".

En concreto, apuntaron que la resolución judicial recoge que, a través de sociedades luxemburguesas y chipriotas que, a su vez, eran propiedad de sociedades panameñas que finalmente dependen de una serie de fundaciones propiedad de Jesús y Jaime Salazar "se habría desviado capital procedente de la entidad querellante sin que éstos hayan podido dar una explicación razonada y razonable de la misma, ni acreditar la autorización de los órganos sociales de SOS para ello, ni justificar el destino dado al dinero desviado".

Jesús y Jaime Salazar fueron destituidos en abril de 2009 como presidente y vicepresidente del grupo alimentario Sos, respectivamente, por un supuesto desvío de más de 230 millones de euros de la tesorería de la compañía.