La empresa responde al calendario de paros del Sepla con tres despidos

El Gobierno media entre Iberia y los pilotos para salvar la Semana Santa

La guerra de Iberia y sus pilotos amenaza el puente de San José y la Semana Santa. El conflicto se recrudece con el despido de tres tripulantes y la convocatoria de 24 jornadas de huelga en fechas clave por el Sepla. El Gobierno se reunió ayer de urgencia con los pilotos, después de haberlo hecho con la dirección de la empresa, para buscar una salida a un conflicto que pone en riesgo los ingresos del turismo.

El Gobierno media entre Iberia y los pilotos para salvar la Semana Santa
El Gobierno media entre Iberia y los pilotos para salvar la Semana Santa

Tres miembros de la dirección del sindicato de pilotos del Sepla en Iberia acudieron ayer a la Dirección General de Empleo respondiendo a una invitación de la secretaria de Estado Engracia Hidalgo. La delegación de los pilotos estaba encabezada por el líder del colectivo, Justo Peral. El encuentro sigue a otro que se produjo hace días entre la dirección de Iberia y el Gobierno.

Aunque ninguna de las partes ha querido confirmar lo tratado, fuentes solventes dijeron que el Gobierno intenta desde hace semanas encontrar "algún asidero" desde el que poder encauzar un conflicto que consideran "es gravemente perjudicial para la imagen y la economía españolas. Es un intento desesperado de salvar los ingresos turísticos durante la primera gran cita del año: la Semana Santa".

Los deseos de mediación del Gobierno son evidentes, según las fuentes citadas, ya que no existe ningún procedimiento abierto en el que se necesite la intervención a tres bandas de Empleo, el Sepla e Iberia.

La reunión mantenida ayer entre los pilotos y la autoridad laboral se ha materializado en el peor momento del conflicto que enfrenta al Sepla con la compañía que preside Antonio Vázquez. El enfrentamiento estalló el pasado mes de octubre, tras el anuncio de la creación de la filial Express, y ha provocado 12 jornadas de huelga, la última el pasado jueves 1 de marzo.

El sindicato de pilotos ya había sido convocado por Hidalgo cuando decidió el pasado viernes adelantar el anuncio del nuevo calendario de movilizaciones. El plan incluye 24 jornadas de paro hasta el mes de junio que coinciden con los puentes de San José y Primero de Mayo y con la salida y y regreso de vacaciones de Semana Santa.

La dirección de Iberia ya había tenido su reunión en el Ministerio de Empleo cuando decidió responder de manera fulminante al nuevo calendario, anunciando ayer el despido de dos pilotos que se negaron a aceptar las reprogramaciones de sus vuelos tras ser decretados los servicios mínimos en alguno de los días de huelga.

Estos dos despidos se unen a otro que fue notificado la semana pasada y que afecta a un piloto que aplicó una interpretación sobre los horarios de vuelta a la actividad tras permanecer en situación de imaginaria.

A la vista de estos antecedentes, la intención mediadora del Gobierno se presenta como una misión poco menos que imposible.

IAG

Por otra parte, IAG, el grupo de aviación surgido de la fusión de British Airways e Iberia, transportó en febrero un 1,4% menos de pasajeros que en ese mes del año anterior, debido en parte a las huelgas de pilotos en España. El número de viajeros fue de 3,56 millones, frente a 3,61 millones en febrero de 2011.

El grupo consiguió un incremento de viajeros en sus rutas a Norteamérica (9,5%), mientras que en Latinoamérica, África y Oriente Medio subieron respectivamente un 2,5% y un 3,3%.

Express

Pilotos fichados de Vueling y Air Nostrum

Núcleo duro: Iberia ha tenido sumo cuidado en que los 125 pilotos con los que nacerá Express sean de "confianza" y no tengan filiación sindical.

Recluta: parte importante de este primer contingente ha salido de Vueling, de donde procede el consejero delegado de Express, Luis Gallego.

Adaptación: otro grupo menor de pilotos proviene de Air Nostrum y han tenido que adaptar su habilitación.

Rechazo a una rebaja salarial del 7% en Air Europa

A lo largo de esta semana se conocerá, con toda probabilidad, la decisión del Ministerio de Empleo sobre el ERE planteado por Air Europa. La dirección de la aerolínea y sus pilotos mantuvieron el miércoles, 2 de marzo, un encuentro en la sede de dicho ministerio que resultó infructuoso.

Tras las negociaciones directas entre las partes, los despidos habían quedado reducidos a 46 en el colectivo de pilotos y 67 entre el resto de los trabajadores. Para eliminar estos despidos, la empresa propuso, en primer lugar, una rebaja salarial para el colectivo de pilotos del 20%, que finalmente quedó reducida al 7%. Planteó externalizar la actividad de cinco aviones (uno de ellos de largo radio) durante las vacaciones de Semana Santa y verano. También reclamó que el seguro para casos de pérdida de licencia de las tripulaciones fuera pagada por la parte social.

El sindicato Sepla en Air Europa se negó en redondo a cualquier forma de externalización. Argumentaron que tal medida contraviene los pactos entre la empresa y los pilotos y "no es aceptable" porque con ella se crearía el embrión de una actividad de bajo coste con la producción de la matriz, "sobre la que finalmente se crearía otra aerolínea en la que se vaciaría Air Europa". El Sepla dijo que la empresa no ha querido aceptar que las bajas del ERE sean voluntarias, "cuando sabe que hay 60 pilotos que quieren salir de la compañía".

Un grupo de tripulantes al margen de Sepla ha distribuido una carta entre la plantilla en la que reclama un acuerdo basado en la voluntariedad de la salida de la empresa a cambio de aceptar una rebaja del 5%, la externalización de una parte de la actividad, y el reparto del pago del seguro.