EDITORIAL

Mango organiza su frente popular

Estimado cliente, como a usted le están recortando el sueldo, nosotros también le vamos a bajar el precio que le cobramos por nuestros productos". Esta coherente filosofía de vasos comunicantes subyace detrás del importante cambio estratégico que ha decidido acometer Mango: "Incluir el factor precio como un punto positivo y diferenciador" frente a los competidores. La fabricante y distribuidora textil organiza así una especie de frente popular para dinamizar las ventas ante el hundido consumo. Y es que también ha sumado en su plan a los proveedores, a los que igualmente ha bajado los precios que les paga por sus suministros.

Ante la atonía de las ventas, ni los grandes se libran y los cambios son imprescindibles. El elegido por Mango se sustancia en bajar un 20% el precio de toda su colección de primavera-verano, cuando faltan más de cuatro meses para las fechas habituales de las rebajas estivales. Para la empresa es una forma de "adaptarse a la nueva situación económica mundial" -el 81% de su negocio está en el exterior- y es que, asegura, "tal y como están las cosas, hemos creído necesario sensibilizarnos con la situación que viven nuestros clientes". Un frente común contra la crisis que une empresa, clientes y proveedores y que previsiblemente hará reaccionar a sus rivales.