Las entidades exigen mayor vinculación de los clientes

Si quiere más rentabilidad en sus depósitos, cásese con el banco

La barra libre de liquidez del BCE ha aliviado las necesidades de capital de la banca. En consecuencia, las entidades han decidido relajar las rentabilidades de sus depósitos y exigir mayor vinculación de los clientes a cambio de mejores tipos de interés.

Depósitos vinculados
Depósitos vinculados

Hace unos meses, la guerra del pasivo era imparable. La necesidad de liquidez de la banca provocó un aluvión de ofertas de depósitos que fue cobrando fuerza a cada paso. Las ofensivas se sucedían unas a otras y las rentabilidades engordaban para atraer al cliente. Sin embargo, parece que la época dorada de las imposiciones a plazo fijo toca a su fin. La barra libre de liquidez a tres años del Banco Central Europeo (BCE) para los bancos ha rebajado la presión por captar recursos y las consecuencias no se han hecho esperar. Las rentabilidades ya no son tan atractivas y las entidades exigen mayor vinculación de los clientes a cambio de elevar los tipos de interés.

Un claro ejemplo es Deutsche Bank. Tal y como informan desde el portal de finanzas personales HelpMyCash, el banco comercializa su Depósito Confianza db a un plazo de un año con una rentabilidad del 4% TAE (Tasa Anual Equivalente). Sin embargo, para conseguir este interés es necesario domiciliar una nómina o pensión igual o superior a 600 euros, tener y utilizar la tarjeta de crédito db con un mínimo de 3.000 euros al año, contratar un seguro de vida, hogar o salud y realizar una aportación de dinero nuevo a un fondo de inversión, plan de pensiones o EPSV (Entidad de Previsión Social Voluntaria) a partir de 5.000 euros. Si no se cumplen estos requisitos, la rentabilidad del depósito se reduce al 2,80%.

Sabadell también cuenta con un plazo fijo que premia el compromiso del cliente. Bajo el nombre de Depósito Vinculación, el banco ofrece un producto que renta un 4% TAE a 12 meses siempre y cuando se domicilie la nómina o la pensión (con un importe de 700 euros) durante un plazo mínimo de ocho meses, se contrate un seguro de hogar y otro de vida y se hagan aportaciones a un plan de pensiones por un mínimo de 1.000 euros.

Unicaja, por su parte, ofrece su Depósito Fidelidad que renta un 3,96% a 6 meses, un 4% a 12 meses, un 4,04% a 18 meses y un 4,08% a 24 meses a todo aquel que domicilie su nómina o pensión y contrate un fondo de inversión garantizado por un importe de 18.000 euros o un plan de pensiones con 6.000 euros. Además, es necesario tener una tarjeta de crédito con un consumo mínimo anual de 1.200 euros y un seguro, que puede ser de hogar, por desempleo o por accidente, con una prima de 200 euros.

Sin embargo, la rentabilidad de otros productos no llega a estos niveles. El Depósito Bonificado Kutxa renta hasta un 3,05% TAE a un año domiciliando la nómina, contratando un seguro de hogar, de coche y de vida y utilizando una tarjeta de débito o crédito por un mínimo de 3.000 euros anuales, mientras que el Depósito BBVA Uno Online remunera hasta un 3% a 12 meses si se incrementan las posiciones en la entidad. El Depósito Nómina / Pensión 2038 de Bankia, por su parte, solo exige la domiciliación de la nómina o la pensión para ofrecer un tipo de interés del 2,75% TAE a un año.

Premiar la fidelidad a dos bandas

En este contexto también hay quien decide agradecer la confianza de dos maneras distintas. Citibank, que cuenta con uno de los depósitos más rentables del momento, ofrece un plazo fijo con un tipo de interés del 4,5% a un año y un 4% a seis meses para todos aquellos que sean clientes de la entidad. Para los nuevos, sin embargo, la rentabilidad se reduce hasta el 4,25% y el 3,75% respectivamente.

Además, el banco eleva la remuneración de este producto hasta el 5% si se domicilia una nómina igual o superior a 3.000 euros y tres recibos o si se realiza un ingreso periódico de esa misma cantidad. Si se contrata un producto de inversión durante un año, el tipo de interés es del 5,5%.