Cierre de las Bolsas europeas

Ni caso

Algunos, como Merkel, creen que un país puede pasar del 8,5% al 4,4% de déficit, aunque al final del año, en lugar de autobuses urbanos se vuelva al coche de caballos para ahorrar... si es que conseguían los carros abrirse paso, entre los millones de parados que deambulaban por la calle, eso sí, orgullosos de pertenecer a la zona euro.

Pero el Gobierno ha pensado, que cambiar las gasolineras por establos iba a ser muy complicado, y ha desafiado a Bruselas. Es el primer país que planta cara, déficit objetivo del 5,8% en el 2012 en lugar del 4,4% de Bruselas, y eso sí objetivo del 3% para el 2013.

Van Rompuy decía esta mañana que el mercado se ocuparía de castigar a los que aflojaran el objetivo; Merkel que no le veía sentido, y es verdad, a Alemania le viene muy bien la crisis; y Finlandia, que ahora que viene el buen tiempo en sus latitudes bastante tenían con los mosquitos como para que los vagos del sur no verdaderos viniéramos a turbar la paz, mientras seguimos celebrando fiestas.

De momento el mercado no ha hecho ni caso, pues con la liquidez del BCE ya tiene bastante.

El LTRO del BCE sigue teniendo un efecto tremendo sobre las bolsas, eso sí, en los mercados de deuda se ha castigado muy moderadamente al bono español, aunque el italiano ha pasado en rentabilidad por debajo del español por primera vez desde agosto. No obstante, este era un proceso que ya se venía viendo claro desde hace bastantes días.

En suma se abre más aún la brecha entre el Norte y el sur de la eurozona, entre la austeridad a costa de lo que sea, y la austeridad con crecimiento para evitar la pobreza como en Grecia. Habrá que estar atento a ver que pasa. De momento no ha pasado nada de nada. Como la Bolsa está medio idiotizada por la anestesia del BCE habrá que seguir el tema más bien por la rentabilidad del bono español a 10, que parece más fiable en estos casos.

Muy a destacar que de forma increíble, el dinero de los LTRO; está volviendo como ya pasó la otra vez en masa al BCE. Del billón prestado entre las dos operaciones ya tiene casi el 75% depositado. Así jamás llegará el dinero a la economía real, que no necesita que le devuelva nadie la confianza, lo que necesita es que le devuelvan el dinero.

Draghi parece la mar de satisfecho de su política de impresión de dinero, pero hay mucho que hablar al respecto.

Es innegable que ha conseguido evitar el marasmo financiero de los bancos, y que la financiación de los países en apuros baje. Sin duda alguna. Pero creo que ha cometido un error estratégico muy grave. Voy a intentar explicarlo.

Se gasta un billón de euros en dárselo a los bancos, cuando algunos de ellos han dado en toda Europa muestra de una irresponsabilidad muy importante desde antes y durante la crisis, para que de ese dinero haya más de 700.000 euros depositados en el BCE.

¿No habría sido más barato para el contribuyente que al final lo paga todo, en lugar de ese regalo a los bancos, comprar directamente la deuda de los países afectados y darles algo a los bancos para su saneamiento?

Está claro que le habría bastado con cifras un poco a lo bruto con 400.000 millones, y se habría ahorrado 600.000 millones de euros, que podrían haberse destinado a la economía real mediante la puesta en marcha de planes que fomenten el crecimiento.

Lo que no entiendo es esto cómo funciona. ¿Por qué hay que usar a los bancos por en medio?

Presta 1 billón, y los bancos le depositan más de 700.000 ahí aparcados.

Antes de que empezaran los LTROS en plena crisis, lo normal es que hubiera en el aparcamiento alrededor de 100.000 millones, que es normal, es dinero que los bancos tienen dando vueltas por aquí y por allá, pero está clarísimo que la mayor parte del dinero que presta el BCE está de nuevo en el BCE. Draghi dice que no, que son bancos diferentes los que toman el dinero y los que prestan, pero lo dudo mucho.