Dependerá de las liquidaciones de telecos y televisiones

RTVE estima que cerró 2011 con un superávit de 29,5 millones

RTVE estima que ha cerrado 2011 con un superávit de 29,5 millones, lo que le permitiría constituir un fondo de reserva de unos 22 millones e, incluso, devolver 7,5 millones al Estado. No obstante, las cifras finales dependerán de las liquidaciones que hagan las telecos y teles que financian al grupo.

El consejo de administración de RTVE ha analizado un avance de los resultados de la corporación en 2011. Como ya avanzó ayer el presidente de turno Josep Manuel Silva, el grupo logró gastar 21,9 millones menos de los presupuestado y generar 8,9 millones de ingresos más de lo previsto.

Esto permitiría a RTVE dar por cerrado el ejercicio con un superávit de 29,5 millones de euros (el grupo tiene pérdidas de explotación que compensa con tasas del sector privado y una subvención pública que el año pasado fue de 547,6 millones). De ser así, la corporación podría constituir un fondo de reserva previsto por ley (sería de unos 22 millones) e, incluso, devolver cerca de 7,5 millones al Tesoro.

El problema es que estos cálculos están hechos contando con que las operadoras de telecomunicaciones y las televisiones que tienen que inyectar fondos a RTVE liquidan las correspondientes tasas según los últimos criterios marcados por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

Desde que se puso en marcha el nuevo sistema de financiación, las operadoras están aportando dinero a la radiotelevisión pública por debajo de lo previsto por los responsables de RTVE y de lo estimado como correcto por la CMT, que está obligando a las empresas a realizar liquidaciones complementarias.

Las compañías, a su vez, están presentando recursos contra estos requerimientos, lo que impidió que RTVE cuadradara sus cuentas en 2010 y acumulara un déficit de unos 47 millones de euros.

"Lo que demuestran estas cifras es que el modelo de financiación de RTVE funciona desde el punto de vista de la sostenibilidad económica. Aunque luego, con los recursos de las operadoras, el tema no sea así desde el punto de vista contable", apuntaron en fuentes del consejo.

Polémica por el cine

El otro punto reseñable debatido por los vocales del máximor órgano de administración de RTVE fue la aprobación de un nuevo paquete de inversiones en cine, dentro de la obligación del grupo de destinar el 6% de sus ingresos a la producción de películas.

Según las fuentes consultadas, este asunto ha generado polémica entre los consejeros ya que había algunos partidarios de no aprobar la partida dado el nuevo contexto de recortes (posición defendida por Manuel Esteve, propuesto por el PP) o de que saliera adelante pero dejando claro que se hacía "por imperativo legal" (caso del nuevo presidente de turno Jesús Andreu, propuesto por el PP, o del saliente, Josep Manel Silva, propuesto por CiU).

Finalmente, la inversión se ha aprobado con el voto a favor de los cinco consejeros del bloque progresista (PSOE, IU, ERC y UGT) y la abstención de los afines a PP y CiU. "No quedaba otra. La obligación de financiar el cine está bien clara en la ley", añadieron las fuentes citadas.