Los dueños del 20% piden cambiar el consejo

La dirección de Vocento intenta desligarse de la guerra de accionistas

El consejero delegado de Vocento, Luis Enríquez, aseguró ayer que la petición por un grupo de accionistas que controla más del 20% de una junta general extraordinaria para sustituir al consejo de administración "no tiene nada que ver" con los resultados de 2011, y ha garantizado que el plan de negocio de la compañía para los próximos tres años "no está en absoluto en cuestión".

La dirección de Vocento intenta desligarse de la guerra de accionistas
La dirección de Vocento intenta desligarse de la guerra de accionistas

Enríquez respondió así, en una conferencia telefónica con inversores, al ser preguntado sobre la petición de un grupo de accionistas de Vocento -encabezado por los Bergareche y los Urrutia y que controla el 20,65% del capital- de convocar para el 28 de abril una junta extraordinaria con el objetivo de destituir a los actuales miembros del consejo de administración, reducir su número de miembros y nombrar nuevos consejeros.

Ante la guerra de accionistas que subyace tras esa petición, el directivo subrayó que es "un asunto de los accionistas" y reiteró que "no tiene nada que ver con los resultados de 2011 ni con el equipo directivo, que cuenta con todo el apoyo del consejo". "Lo único que puedo decir por ahora sobre esto es que el plan para los próximos tres años aprobado solo hace unas pocas semanas no está en absoluto en cuestión", indicó. Asimismo, quiso remarcar que las cuentas del pasado ejercicio se aprobaron en el último consejo por unanimidad. Vocento cerró 2011 con unas pérdidas de 53,5 millones de euros, cinco veces más que en 2010.

En la comunicación dirigida a la CNMV en la noche del lunes, Vocento informó de haber recibido un requerimiento notarial dirigido a los administradores la que se les requiere para que procedan a la convocatoria de la junta general extraordinaria de la sociedad para el 28 abril.

VOCENTO 0,62 -1,27%

El requerimiento está firmado por las sociedades Bycomels Prensa SL, sociedad de la que es titular Santiago Bergareche y que controla el 8,2% de Vocento; Lima SL, encabezada por Juan Urrutia y que controla el 10,1% de la sociedad; la Sicav Doniños de Inversiones, de Manuel Jove, que cuenta con un 1,6%, así como las sociedades controladas por Félix Revuelta: Kiluva (1,2%), Finverki (0,3%) y Housediet. En total, los accionistas que han solicitado la convocatoria representan, sin tener en cuenta la autocartera, el 21,4% de Vocento.

El consejero delegado de Vocento se refirió también ayer al acuerdo alcanzado con Viacom International Media Networks para lanzar un nuevo canal en abril en la TDT, que sustituirá a La 10 y, según dijo, será de "alta calidad".

La directora de relación con inversores, Beatriz Puente, subrayó que si se excluye la inversión en reestructuración y extraordinarios de 2011, así como los gastos por el cierre de La 10, el ebitda del grupo en 2011 alcanzaría niveles cercanos a 2010, con 53 millones de euros, pese a la caída de la publicidad.

Los números rojos se agudizan

El grupo editor del diario Abc registró pérdidas de 53,5 millones de euros en 2011, frente a los 9,6 millones de euros que perdió en 2010, según comunicó el lunes el grupo de comunicación a la CNMV.

El resultado bruto de explotación (ebitda) se situó el año pasado en 16,6 millones de euros, un 66,2% menos que en 2010, mientras que el resultado neto de explotación (ebit) fue de 16,5 millones de euros negativo, frente al ebit positivo de 2,6 millones de euros de 2010.

Por su parte, los ingresos de explotación ascendieron en 2011 a 690 millones de euros, un 3,8% menos que en el pasado ejercicio. Este retroceso se debió a la caída de venta de ejemplares de prensa, con un descenso del 3,9%, y a la disminución de los ingresos por publicidad, con una caída del 9,4%. La deuda neta del grupo es de 138,7 millones, que incluye un efectivo de 53,3 millones, y cuenta con una línea de crédito disponible de 80 millones.