Merkel: la ayuda puede no ser la solución definitiva

El Parlamento alemán aprueba el segundo paquete de rescate de Grecia

El Parlamento alemán (Bundestag) aprobó hoy el segundo rescate a Grecia por abultada mayoría, tras un debate en que la canciller Angela Merkel advirtió de que el paquete de ayuda pueden no ser la solución definitiva.

El legislativo dio luz verde a la aportación alemana en ese nuevo paquete de ayuda -36.000 millones, del total de 130.000 millones de euros-, por 496 votos a favor, 90 en contra y cinco abstenciones.

La propuesta obtuvo así el respaldo tanto de la mayoría de los diputados de la coalición gubernamental -integrada por la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y el Partido Liberal (FDP)-, así como de los opositores socialdemócratas y verdes.

Antes de la votación, Merkel defendió el segundo paquete a Grecia con el argumento de que las oportunidades que abre para superar la crisis superan a los "riesgos" que conlleva, aunque reconoció que puede no ser la solución definitiva.

"Nadie puede dar una garantía de éxito del cien por cien", afirmó Merkel, que habló de un camino "largo" y "no exento de peligros" para la estabilización de la economía helena.

"La solidez, el crecimiento y la solidaridad son las bases de este nuevo paquete de rescate", afirmó la canciller, quien recordó el compromiso de Grecia de reducir su deuda pública hasta el 120 % del producto interior bruto (PIB) para 2020.

De la solución de la crisis depende no sólo Grecia, argumentó Merkel, sino Alemania y su economía, así como los otros países rescatados -Irlanda y Portugal-, más otros con problemas -y citó a Italia y España- y al conjunto de la Unión Europea (UE).

Merkel anunció que Alemania va a "acelerar" sus contribuciones al mecanismo europeo de estabilización (MEDE), para que su aporte financiero de 22.000 millones de euros al "cortafuegos" esté disponible en dos años -para 2013- en lugar de en cinco.

Antes de la sesión, la canciller se distanció de las declaraciones realizadas este fin de semana por su ministro de Interior, Hans-Peter Friedrich, recomendando a Grecia abandonar el euro porque con ello mejorarían sus posibilidades de regeneración.

"Merkel no comparte esa valoración", aseguró el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, tras el revuelo causado por las palabras del ministro, en claro disenso con la línea del equipo de Merkel.