Crearán la Comisión Nacional de Mercados y Competencia

El Gobierno agrupará en un solo ente todos los organismos reguladores

El Gobierno aprobará mañana la creación de un solo organismo regulador que operará bajo el nombre de Comisión Nacional de Mercados y Competencia e integrará a todos los que existían hasta ahora, según informa Europa Press, citando fuentes gubernamentales

Así, desaparecerán la Comisión Nacional de la Energía (CNE), la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CMT), la Comisión Nacional de Competencia (CNC), la Comisión Nacional Postal y la de Medios Audiovisuales.

Sin embargo, se crearán cuatro direcciones generales que dependerán de la nueva comisión: una de energía, otra de telecomunicaciones, otra audiovisual y una de transporte y postal.

El nuevo organismo tendrá además un mandato superior a la duración de una legislatura y su consejo de administración estará formado por siete miembros.

El Ejecutivo también pondrá el acento en la compatibilidad de los cargos dentro de los reguladores y buscará una mayor intervención del Parlamento en la designación de sus miembros.

La Comisión Nacional de Mercados y Competencia, en cuya creación han trabajado un total de cinco ministerios, estará adscrita al Departamento de Economía y Competitividad que dirige Luis de Guindos.

Con esta modificación, el Gobierno pretende llevar a cabo una simplificación máxima de los organismos reguladores y profesionalizarlos para darles más seguridad jurídica. La reforma persigue además mejorar la asignación del gasto, recuperar la confianza, cumplir los objetivos de la UE y mejorar el funcionamiento de los organismos en mercados que actualmente exigen mayor transparencia.

Hasta ahora, cada comisión hacía una doble labor que consistía en dictar la regulación del sector (control 'ex ante') y vigilar después el cumplimiento de la misma. A partir de ahora, el control 'ex ante' se derivará al ministerio correspondiente, de forma que la Comisión Nacional de Mercados y Competencia se limitará a las labores de supervisión.

Así y tal y como su propio nombre indica, el organismo se creará bajo el paraguas de Competencia, el área más potente del mismo, aunque contará también con cuatro direcciones generales: una de energía, una de transporte, una de comunicación y otra de inspección.

Dispondrá de un mandato superior a la duración de una legislatura (cuatro años) y su consejo de administración estará formado por alrededor de una decena de miembros que incluyen un presidente, un vicepresidente y un secretario.

De esta forma, tal y como han explicado las mismas fuentes, el número de consejeros pasará de unos 50 que formaban las distintas comisiones a alrededor de 10, en línea con el plan del Gobierno para redimensionar el sector público.

Además, el Ejecutivo quiere poner el acento en la compatibilidad de los cargos dentro de los reguladores y buscará una mayor intervención del Parlamento en la designación de sus miembros.

Con esta modificación, en la que han trabajado un total de cinco ministerios, el Gobierno pretende llevar a cabo una simplificación máxima de los organismos reguladores y profesionalizarlos para darles más seguridad jurídica.

En este sentido, las fuentes han señalado que antes Competencia podía 'tumbar' algo aprobado por la CNE, situación que no podrá darse en el futuro porque será un solo organismo el encargado de vigilar el cumplimiento de la regulación.

La reforma persigue además avanzar en la simplificación administrativa, mejorar la asignación del gasto, recuperar la confianza y mejorar el funcionamiento de los organismos en mercados que actualmente exigen mayor transparencia.