Es su tercer mercado mundial y pondrá 78.000 máquinas a la venta

Sony confía en mantener su fortaleza en España con la llegada de PS Vita

España ha sido para PSP, la anterior consola portátil de Sony, el tercer mercado mundial en términos absolutos, solo por detrás de Japón y Estados Unidos. El consejero delegado de Sony Entertainment para el sur de Europa, James Armstrong, confía en que esa fortaleza se mantenga con el lanzamiento desde hoy de su sucesora, PS Vita.

Para su primer día en las tiendas, Sony ha distribuido 78.000 máquinas en toda España, que llegarán hasta las 105.000 para finales de marzo. La "vasta mayoría", según Armstrong, se comercializarán a través del canal especializado en videojuegos, aunque existe un acuerdo con Vodafone para su distribución con un pack de la operadora, con el que disfrutar de la opción de conectividad 3G de la máquina.

Armstrong reconoce que mantener los buenos datos con la nueva PlayStation en España es complicado, dada la coyuntura económica. Pero recuerda que el balance de la industria del videojuego en 2011, en medio de la crisis, ha sido positivo, a falta de datos oficiales: "El sector en su conjunto solo ha caído sobre el 5%, mientras que nosotros hemos incrementado levemente tanto la facturación en software como las ventas de PSP, por lo que somos moderadamente optimistas".

El lanzamiento ya hace dos meses en Japón no ha sido muy potente, pero el consejero delegado de Sony España insiste en que los resultados no son trasladables: "En el mercado japonés, la PSP se ha orientado siempre a jugones y a personas mayores, al revés que hemos hecho en España, y el estreno no se acompañó de un juego destacado para impulsar las ventas. El catálogo que sale en Europa y Estados Unidos es más relevante".

Los datos positivos de 2011, pese a la crisis, llevan a un moderado optimismo

Por el momento, la PS Vita apenas ha alcanzado el medio millón de ejemplares vendidos en Japón, con algunas semanas de venta por debajo incluso de la PSP. Pero hay que recordar que también el arranque de su competidora, la Nintendo 3DS, fue bastante lento, y sin embargo esta misma semana la marca anunció que se han alcanzado los cinco millones de unidades vendidas en un tiempo récord de un año.

Con dos cámaras versátiles, pantalla táctil, navegador y un procesador muy potente, la PlayStation Vita cuenta con prestaciones más propias hasta ahora de una tablet que de una videoconsola portátil. Sin embargo, Armstrong no cree que esa sea su batalla: "A la larga, aunque se usen circunstancialmente los smartphones para jugar, creo que el cliente medio interesado por los videojuegos tendrá dos aparatos". También, descarta que la distribución digital vaya a derrotar a corto plazo el formato físico. Armstrong señala que un reciente estudio encargado por su compañía apunta a que el consumidor español sigue prefiriendo comprar cartuchos, por razones que van desde el coleccionismo hasta la posible venta de segunda mano.

Armstrong adelantó que muy posiblemente Sony España encargará en unos meses la producción de juegos para Vita a desarrolladoras nacionales, que como en el caso de los que han conseguido muy buenas ventas en PSP estarán orientados a un público infantil.

Colas en Madrid desde la mañana

Sony España decidió adelantar la venta de la PlayStation Vita en su tienda de la calle Serrano a las 10 de la noche de ayer para evitar a sus seguidores el frío nocturno. Así que los más animosos empezaron a llegar desde las siete de la mañana para tener un lugar entre el centenar de afortunados que recibirían, como primeros compradores, una copia gratuita de Uncharted: Golden Abyss, uno de los juegos más esperados entre los 35 disponibles en formato digital en la PlayStation Store con los que arranca la consola. La primera adaptación de la serie futbolística FIFA, de Electronic Arts, y la producción del estudio español Novarama Reality Fighters son otros títulos de interés.

La PS Vita cuenta de serie con aplicaciones sociales nativas, pero los usuarios podrán instalar aplicaciones de Facebook, Twitter, Flickr o Skype. El precio de venta de la consola es de 249 euros para la versión solo con wifi, y a 299 para la 3G libre.