La industria europea teme que el contrato favorezca a EE UU
Guerra por el mayor satélite militar español
Guerra por el mayor satélite militar español

Guerra por el mayor satélite militar español

Recta final para la adjudicación del Hisnorsat, el que será el mayor satélite militar español. Un proyecto compartido entre España (60%) y Noruega (40%), con una inversión total prevista de unos 320 millones de euros, por el que pujan dos consorcios: uno encabezado por la división española de EADS (EADS-Casa), por la filial espacial del grupo (Astrium) y la filial española de Thales Alenia-Space; y otro a cargo del grupo estadounidense Space Systems Loral, según desvelaron en fuentes conocedoras del proceso.

El ganador del contrato se conocerá "en dos o tres semanas", según explicaron desde Hisdesat, el operador de satélites gubernamentales español, que es el responsable de la adjudicación y gestión del proyecto Hisnorsat.

La batalla por la adjudicación ha avivado la rivalidad entre la industria europea y la de EE UU. Desde hace meses, la sensación que se ha transmitido al sector es que el contrato va a ir a parar a manos de la estadounidense Loral.

No en vano, el grupo con sede en Palo Alto (California) es socio de Hisdesat en la sociedad de satélites Xstar, participada al 44% por la empresa española y al 56% por la americana. Además, el satélite hispano-noruego ocupará la posición orbital que en estos momentos corresponde a uno de los aparatos de Xstar.

Según las fuentes conocedoras del pro ceso, la diferencia de precios entre las ofertas de los dos consorcios es solo de un 5%, siendo la más económica la de Loral. Sin embargo, la industria europea considera que la propuesta estadounidense será la menos beneficiosa para el sector en España.

"Si gana la oferta de Loral, toda la integración y pruebas de carga útil y del satélite se llevarán a cabo en EE UU. Los equipos embarcados que fabricaría la industria española son recurrentes, no aportarían innovación ni valor añadido a lo que ya hacen", argumentan en el sector.

La apuesta europea

Para la industria, la otra propuesta es la que incluye una carga de trabajo de mayor valor para las empresas de España. Así, la oferta prevé que la carga útil del satélite (la parte que incorpora mayor valor añadido) sea desarrollada de forma conjunta por EADS-Casa (como contratista principal) y por Thales Alenia Space España. La plataforma como tal sería responsabilidad de Astrium.

El consorcio quiere que la integración del repetidor de telecomunicaciones del satélite se hagan en las instalaciones del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial (INTA) y su propuesta incluye la participación de otras empresas de la industria nacional, como Mier, Sener o Rymsa.

Desde Hisdesat aseguran que ambas ofertas incluyen una participación de la industria española "muy superior" al 27,5% mínimo al que están obligadas.

Hisnorsat

Proyecto hispano-noruego

Hisnorsat es un satélite de comunicaciones militares compartido por España y Noruega.

De seis toneladas y con una carga de 46 transpondedores, el proyecto costará unos 320 millones de euros.

El satélite entrará en operación en 2015 y su vida útil será de 15 años.

Retornos que son clave para el sector espacial

El consorcio que se adjudique el contrato del Hisnorsat será determinante a la hora de que la industria espacial española consiga más o menos retornos, en un proyecto que prevé generar unos 4.000 puestos de trabajo.

Según fuentes conocedoras de las ofertas, la propuesta del grupo europeo-español garantiza el retorno directo en España del 50% del valor de la carga útil, que es a su vez la mitad, más o menos, del valor total del satélite (320 millones de euros).

Sus impulsores defienden que esta oferta es la que garantiza la máxima rentabilidad a la inversión pública que se ha aprobado para el proyecto (un crédito ministerial de 152 millones), la mayor en el sector espacial en los últimos años.

Además, la propuesta europea incluye un compromiso de generar retornos indirectos en España (inversiones en futuros contratos) de hasta el 200% del valor de la adjudicación del Hisnorsat durante un periodo de 10 años.

Según las fuentes citadas, la propuesta del grupo estadounidense Loral incluye compromisos de retornos indirectos equivalentes al 100% del contrato durante 10 años.

Esta promesa ha sido recibida con escepticismo por empresas españolas del sector, que señalan que el nivel de contratación de Loral en España ronda los 10 millones de dólares anuales. "A ese ritmo, y con los compromisos anteriores de Loral, los retornos de Hisnorsat llegarán a la industria española en 2035", apuntan.