La retirada de 132.500 millones de la hucha se debe a motivos de rentabilidad

¿Los bancos huyen del BCE? Ni mucho menos

En 24 horas se han evaporado 132.500 millones de la caja fuerte del BCE, el lugar donde los bancos dejan su exceso de liquidez a salvo de vendavales. ¿Ha comenzado a funcionar el mercado? ¿Van a dedicarse a prestar al fin? No, las entidades solo lo han llevado a otra cuenta del BCE mejor remunerada.

Toda crisis tiene sus emblemas, esas referencias técnicas que se convierten en patrimonio popular por su protagonismo durante la tempestad. La creación y estallido de la burbuja puntocom, por ejemplo, dejó el UMTS para la historia, y la actual tormenta financiera y fiscal está haciendo lo propio con conceptos como la prima de riesgo o la rentabilidad del bono alemán.

En un campo más específico, los movimientos de los bancos con su excedente de liquidez se están siguiendo en los últimos tiempos con métodos casi detectivescos. Si las entidades no se están prestando esos fondos ni entre ellas ni al cliente final, ¿dónde tienen el dinero?

La respuesta la tiene el Banco Central Europeo (BCE). El supervisor dispone de una facilidad de depósito, una cuenta remunerada a un tímido 0,25%, pero a la que todas las entidades acuden para dejar su dinero a buen recaudo. En los últimos días, el importe atesorado en esta caja fuerte por los bancos europeos ha tocado cotas históricas, por encima del medio billón de euros durante varias jornadas, en una clara muestra de que las entidades financieras siguen teniendo la desconfianza como lema y que el crédito sigue sin fluir.

Esta mañana, sin embargo, los datos del BCE sobre el importe consignado en la facilidad de depósito han dado una sorpresa. El martes había 524.000 millones en la caja fuerte; el miércoles, 391.550 millones, según las cifras divulgadas hoy. La caída es de 132.494 millones. ¿Dónde está ese dinero?

La respuesta (tratándose de bancos los protagonistas) es obvia: donde da más rentabilidad y está igual de seguro. Y es que esos fondos solo han pasado de una cuenta del BCE a otra. Buena parte de esta cifra está ahora en la cuenta dedicada a cumplir con los requerimientos de reservas mínimas que todo banco debe tener en función de sus activos. El porcentaje es el 1% (el llamado coeficiente de caja) y el cómputo se hace en media mensual.

Ayer terminó un periodo de cómputo y hoy ha empezado otro. En general, los bancos están deseando llevar dinero a la cuenta de reserva, porque da una rentabilidad del 1%, frente al 0,25% de la facilidad de depósito. De ahí el movimiento experimentado. Ayer tenía 201.594 millones y el martes, 68.029 millones.

Entonces, ¿por qué luego se va desinflando y crece la facilidad de depósito? Porque el BCE solo remunera al 1% los fondos que realmente cubren la reserva necesaria; lo que sobre, va al 0%. Puesto que se mide en media diaria acumulada al mes, los bancos meten mucho dinero al principio y luego lo van trasvasando a la facilidad de depósito según ven que van cumpliendo la exigencia. Si el BCE les va a pagar el 0%, mejor llevarlo a la cuenta que da el 0,25%.

Hoy era el primer día del nuevo cómputo. Según vaya pasando el tiempo, el trasvase irá en sentido contrario.