TRIBUNA

Cultura financiera

El principio de año siempre es tiempo propicio para balance, listas top ten best & worst y buenos propósitos. Desafortunadamente, el panorama financiero de los últimos años solo deja espacio para balances poco estimulantes, por no hablar del top 10 en lo que a best se refiere. Solo de 2011, dejaríamos boquiabierto a cualquiera cuyo último parte de noticias fuera la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008: agencias de rating bajando la calificación de la deuda de economías que nadie cuestionaba, presidentes de Gobierno haciendo de aplacadores de los mercados, curiosos matrimonios de entidades financieras y ataques al euro, por mencionar algunos hechos. El balance realizado por ciertos inversores, si bien el cierre de las principales Bolsas lo desdice, es que en 2011 fue mejor ir a ninguna parte que al infierno.

La situación financiera ha pasado a ser un tema de tal actualidad que si preguntamos a un ciudadano medio ¿qué circunstancias hacen que se rebaje una calificación crediticia?, habría más posibilidades de obtener una respuesta correcta que si preguntamos ¿con qué criterios decidir si nos conviene más pagar al contado que pedir un préstamo hipotecario?

Ahora bien, dejando atrás el pasado y mirando al futuro, ¿qué recomendar para 2012? La única inversión 100% segura y garantizada es hacer un esfuerzo por mejorar nuestro conocimiento financiero. Es preocupante ver cómo diferentes estudios revelan un nivel de conocimiento financiero bajo en Europa, un 47% de los europeos reconoce tener un conocimiento financiero pobre, situándose España en la parte baja de esa media con un 59%. Si todos sabemos un poco más, estaremos más cualificados para velar por el buen hacer de las distintas instituciones y hacer una gestión responsable de nuestro propio patrimonio, por pequeño que sea. Estoy segura de que, en el contexto actual y futuro de regulación, una mayor cultura financiera será beneficiosa para las entidades financieras. Siempre es mejor tener a un cliente preparado al que poder ofertar productos que hacer frente a las posibles reclamaciones, las cuales se han incrementado muy significativamente en los últimos años. El reto para las entidades estará en ir por delante, formando a su personal y siendo de nuevo, como ha ocurrido en el pasado aunque lo hayamos olvidado, un elemento de dinamización y modernización.

Mientras, con actitud positiva para afrontar el año, me tranquiliza ver que en el top ten de búsquedas en internet en 2011, elaborado por Yahoo, no figura ningún aspecto con connotación financiera, salvo que Battlefield 3 se interprete como un mecanismo de desahogo. ¡Buen año!

Adriana Scozzafava. Socio de Accenture