La empresa local Proview Technology tiene el uso de la marca en el país

China retira el iPad de la venta en varias provincias

Cuatro provincias de China retiran el iPad de Apple de las tiendas, después de que los tribunales chinos otorgaran a una firma local el derecho a usar ese nombre comercial. La decisión pone en riesgo la exportación del tablet y llega justo cuando el iPad pierde terreno a favor del Kindle Fire de Amazon.

Las autoridades de cuatro provincias de China han retirado la tableta iPad de Apple en las tiendas de sus jurisdicciones, dos meses después de que los tribunales chinos otorgaran a una firma nacional el derecho a usar este nombre comercial. Shandong, Jiangsu (ambas en el este), Hebei (norte) y Hunan (sur) son las provincias donde han comenzado a retirarse de las tiendas a petición de la firma Proview Technology, a la que los tribunales chinos otorgaron en diciembre el derecho exclusivo a usar esta palabra con fines comerciales, según informa Efe.

"Seguiremos luchando contra el incumplimiento de la ley de marcas de Apple", señaló al diario "South China Morninb Post" el abogado Xiao Caiyuan, que representa a la firma, con sede en Shenzhen (la ciudad donde precisamente se fabrican buena parte de los iPad para todo el mundo).

La retirada, no obstante, no ha sido total, y así algunos establecimientos de las mencionadas provincias siguen ofreciendo estos ordenadores tableta, mientras que otras tiendas aún tienen en el almacén, si bien han optado por dejar de venderlos temporalmente, señaló el diario.

Asimismo, las tiendas oficiales de Apple en China (dos en Pekín y otras tantas en Shanghái) continúan vendiendo este producto, extremadamente popular entre los consumidores chinos, hasta el punto de que cada salida de nuevas versiones va acompañada de tumultos en estos establecimientos.

La situación está tan tensa que Proview Technology amenaza con interferir en la distribución a nivel mundial del iPad, lo que supondría el bloqueo de los envíos de la tableta en la aduana china. Si, finalmente, le diera la razón la justicia a la firma asiática la exportación del iPad puede correr peligro.

El caso se remonta a 2009. Entonces, Apple adquirió a Proview los derechos para usar el nombre "iPad" por apenas 35.000 libras (unos 54.600 dólares, o 40.000 euros), pero la marca hongkonesa se reservó la utilización de la palabra con fines comerciales en China, razón por la que presentó la demanda contra Apple. Según diferentes medios chinos, Proview exige a la compañía de la manzana unos 1.200 millones de euros para zanjar este enfrentamiento.

La retirada del iPad coincide también con el inicio de una inspección laboral, impulsada por Apple, sobre las condiciones de trabajo de las fábricas chinas que suministran la tableta. Apple ha presionado a una de ellas, Pegatron, para que deje de fabricar el portátil Asustek que la firma de Cupertino considera demasiado parecido a su MacBook Air, informa Efe. Pegatron empezó a trabajar para Apple en 2011 y ahora, según la prensa china, la empresa estadounidense le habría exigido que escogiera entre seguir siendo cliente suyo o fabricar el citado portátil.

El conflicto en China igualmente llega en un momento en que el iPad sufre la presión de otras tabletas en el mercado, sobre todo el Kindle Fire, de Amazon, que ha logrado en el último trimestre del año hacerse con el 14% de cuota del mercado, según los datos de iSuppli. En el mismo periodo, la cuota del iPad 2 bajó del 64% al 57%. Esta caída del tablet de Apple, sin embargo, no solo se debe al éxito del modelo de Amazon. Según la citada empresa de análisis, también se debe a la competencia ejercida por el iPhone 4S. "Muchos clientes fieles a Apple dedicaron su dinero a alternativas nuevas, pero la alternativa principal no fue el Kindle Fire, sino el propio iPhone 4S de Apple", aclara iSuppli.