Pide al Ejecutivo que presente los Presupuestos lo antes posible

Bruselas insiste en que no tiene razones para dudar de la cifra española de déficit

La Comisión Europea ha insistido en que no existen razones para sospechar de que el nuevo Gobierno español haya inflado la cifra de déficit público de 2011 y ha vuelto a apremiar al Ejecutivo a presentar lo "antes posible" los Presupuestos Generales del Estado de 2012.

Así lo ha indicado el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, en declaraciones a Onda Cero. "No tenemos razón alguna para poner en duda la calidad de los datos del Gobierno español en cuanto a déficit y a otros datos económicos", ha subrayado.

Respecto al mandato de Bruselas al Gobierno español de reducir el déficit hasta el 4,4% en 2012, Altafaj ha afirmado que lo que está haciendo el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, es cumplir con su deber y aplicar las reglas que decidieron los Estados miembros.

"Si tiene que haber una nueva discusión la habrá, pero la Comisión Europea tiene que cerciorarse de que los compromisos se cumplen, porque esta crisis es ante todo de confianza y la batalla que tiene que liberar España es demostrar ese compromiso con el saneamiento de las cuentas públicas y con un futuro más sostenible para su economía, que hoy en día todavía no está garantizado", ha afirmado.

Para ello, el portavoz de Asuntos Económicos ha apremiado al Gobierno de Mariano Rajoy a presentar los presupuestos "lo antes posible", pese a que Bruselas no ha puesto una fecha límite, ni ha impuesto un calendario al Ejecutivo español.

"Creemos que cuanto antes se disponga del presupuesto para 2012 más herramientas se tendrán para corregir la situación presupuestaria del país, parece lógico que la Comisión inste al gobierno español a darse prisa en la elaboración de este presupuesto", ha afirmado Altafaj, quien ha considerado "muy importante" disponer de los datos de previsiones económicas "lo más fiables posible" sobre la base de un presupuesto "sólido".

El portavoz de Asuntos Económicos negó que una reducción del déficit al 4,4% signifique ahogar al deudor, teniendo en cuenta que supondrá un recorte de unos 40.000 millones de euros, si "se hace de forma inteligente".

"El Gobierno español no está arrastrando los pies, no se trata de escoger entre consolidación de las cuentas públicas o reformas y crecimiento, las dos son indispensables", ha señalado Altafaj, quien ha agregado que las cuentas públicas "equilibradas" deberían ser un requisito de una economía sostenible.