Importe de 760 millones de euros

La CAM suspende de nuevo el pago de intereses de sus emisiones de deuda subordinada y preferentes

El Banco CAM, inmerso en fuertes pérdidas y a punto de ser absorbido por el Banco Sabadell, no podrá hacer frente mañana al pago de los intereses de tres emisiones de deuda subordinada y preferentes que se hicieron por importe de 760 millones de euros.

En un hecho relevante comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Banco CAM explica que el pago de los intereses "estaba condicionado al supuesto de que la cuenta de resultados de la entidad no haya presentado pérdidas en el ejercicio anterior". Hace unos días, la entidad reconoció que al cierre del año 2011 había incurrido en unas pérdidas de 2.713 millones.

Fuentes financieras dijeron que el impago afectará a una emisión de deuda subordinada de 300 millones de euros realizada en febrero de 2004 y a dos emisiones de preferentes realizadas en agosto de 2001 y 2002 por 300 y 160 millones, respectivamente.

Esta es la tercera ocasión desde que fue intervenida por el Banco de España, el pasado 21 de julio, en que la entidad alicantina deja a los propietarios de deuda sin el cobro de sus intereses.

En diciembre pasado, la entidad fue adjudicada al Banco Sabadell, aunque la propiedad y la gestión no se transferirá a la entidad catalana hasta dentro de unas semanas, cuando la operación reciba el visto bueno de Bruselas.

Fuentes del Sabadell declinaron comentar la decisión de la CAM de no pagar los intereses a sus inversores, dado que la gestión de la entidad está todavía en manos del Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB).

No obstante, sí recordaron que una de sus prioridades cuando asuman la gestión será "buscar una solución" a los inversores de la CAM que compraron deuda subordinada y participaciones preferentes.

Hace solo unas semanas, el Sabadell ofreció a sus inversores un canje de participaciones preferentes por acciones propias, lo que le llevó a emitir 223 millones de títulos nuevos.

El banco catalán lanzó la oferta a los ahorradores que participaron en cuatro emisiones de participaciones preferentes emitidas entre 1999 y 2009 por un importe 850 millones de euros y logró una aceptación del 93 por ciento