Para conseguir la plena eficacia de las medidas adoptadas

Competencia refuerza la vigilancia para que se cumplan las resoluciones

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha recibido un respaldo importante del Ministerio de Economía y Competitividad. El pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto 345/2012 por el que se desarrolla la estructura básica del ministerio. Y dentro de dicho real decreto, en la disposición final segunda, se ha incluido la creación de una nueva Subdirección de Vigilancia adscrita a la Dirección de Investigación del organismo.

Esta subdirección asumirá las funciones de instrucción de los procedimientos de vigilancia del cumplimiento de las obligaciones, resoluciones y acuerdos a que hace referencia el artículo 41 de la Ley de Defensa de la Competencia. Según recoge la CNC en un comunicado, esta subdirección servirá "como instrumento para asegurar la plena efectividad de los pronunciamientos" del organismo que preside Joaquín García.

La CNC indica que la razón que ha llevado a considerar a la vigilancia independientemente de la instrucción de expedientes sancionadores o de concentraciones, "separándola de las funciones de las cuatro subdirecciones constituidas actualmente en la Dirección de Investigación", tiene que ver con "el convencimiento de que la vigilancia del cumplimiento de las resoluciones y acuerdos adoptados por el Consejo de la CNC, en aplicación de la normativa de competencia, es una actuación prioritaria para conseguir la plena eficacia de las medidas que el consejo adopte".

Asimismo, esta medida contribuye a restituir de manera inmediata la competencia "en aquellos mercados en los que ésta podría haber sido eliminada o negativamente afectada". La subdirección promoverá, además, la colaboración y coordinación con las autoridades autonómicas de defensa de la competencia, sobre todo, la coordinación en materia de asignación de expedientes.

Sin coste económico

La CNC ha tenido especial cuidado en señalar en el comunicado que la creación de la subdirección no conlleva coste económico, "puesto que solo consiste en el cambio de denominación y adscripción orgánica de una subdirección ya existente", afirma.