Obtiene un contrato de suministro de aerogeneradores por 120 MW

Acciona arrancará con fábrica propia en el mercado eólico de Brasil

Acciona planea la apertura de una fábrica de aerogeneradores en el estado brasileño de Bahía para atender la creciente demanda local. De momento, ha firmado un contrato de abastecimiento de turbinas por 120 MW con CPFL y tantea sus oportunidades para promover sus propios parques en el país suramericano.

Un operario de Acciona trabaja en la instalación de turbinas fabricadas por Windpower
Un operario de Acciona trabaja en la instalación de turbinas fabricadas por Windpower

Brasil se ha convertido en el cuarto país, tras España, Australia y México, en el que el grupo Acciona va a completar la instalación de sus tres actividades estratégicas. Estaba en ese país a través de la construcción y de la gestión del agua, y acaba de asentar su pata de Energía.

El grupo que preside José Manuel Entrecanales ha sido seleccionado por CPFL Renováveis, uno de los mayores promotores de renovables de Suramérica, para suministrar aerogeneradores por 120 MW. Fuentes del mercado comentan que se trata de equipar cuatro parques eólicos en proyecto adquiridos el pasado mes de enero a Cobra, filial de ACS. Esas cuatro instalaciones (Atlântica I, II, IV y V) están ubicadas en Palmares do Sul (estado de Rio Grande do Sul), suman los citados 120 MW de potencia instalada y se espera que comiencen a operar en 2013.

CPFL cuenta únicamente con cuatro parques eólicos en operación, con 210 megavatios (MW) instalados. Pero es una de las referencias a tener en cuenta en el corto y medio plazo a la vista de las 23 plantas que está construyendo (670 MW) y de otras 12 en proyecto (541 MW).

ACCIONA 102,20 -0,29%

Contratos como este, firmado por Acciona, obligan a producir los aerogeneradores sobre el terreno, como ya hacen Vestas, Gamesa o GE. El hecho es que los promotores pueden acceder a créditos blandos del banco público BNDES para la compra de aerogeneradores. La única condición que pone BNDES para prestar su dinero es que buena parte de los componentes de las turbinas estén fabricadas en Brasil. Con ello, las máquinas obtienen la certificación Finame por la que se accede a financiación tanto para producirlas como para comprarlas.

El BNDES ha otorgado financiación por 4.500 millones de reales (1.980 millones de euros) a instalaciones eólicas desde 2005. Una suma a la que se añaden 4.200 millones (1.850 millones de euros) que el banco dice tener en cartera para nuevos proyectos eólicos.

Ubicación

A la vista de las exigencias del BNDES, Acciona ya ha manifestado su intención de convertirse en productor local en Brasil y tiene vistos terrenos en el estado de Bahía para levantar una fábrica con capacidad para unos 150 aerogeneradores al año.

La empresa española ha venido fabricando sus turbinas, de 1,5 MW y 3 MW, en España y Estados Unidos. Entre la producción para su consumo propio y la que ha sido encargada por terceros, de las fábricas de Acciona han salido turbinas por más de 3.500 MW repartidos por 75 parques.

Además del papel de fabricante, que Acciona desempeña a través de la división Windpower, el grupo planea promover y operar sus propias instalaciones en Brasil. Entre las referencias españolas con intereses en el negocio eólico brasileño se encuentra Elecnor, con 422 MW eólicos entre plantas operativas, en construcción y recién adjudicadas. Iberdrola, especialmente fuerte en el país en energía hidráulica y térmica, culminaba 2010 con 49 MW eólicos en operación y 288 MW, repartidos en diez parques, que ha ido construyendo a lo largo de 2011.

Gamesa, un rival con un año de ventaja

Gamesa eligió el noroeste del Estado de Bahía, concretamente la localidad de Camaçari, para abrir su fábrica brasileña de aerogeneradores en julio del año pasado.

La empresa ha reconocido el objetivo de convertir Brasil en uno de sus principales mercados a medio plazo tras madurar sus operaciones en países del entorno como Argentina, Chile y Uruguay. De hecho, la nueva fábrica brasileña nació con acuerdos de suministro de 300 MW para proyectos desarrollados por Iberdrola Renovables (258 MW en nueve parques) y Corporación Inverarante (42 MW).

Desde el anuncio de su implantación comercial e industrial en Brasil hasta que Gamesa tuvo a punto su fábrica pasaron seis meses. Esta tiene una capacidad de producción anual de 200 aerogeneradores de 2 MW de potencia (modelos G9X y G8X). Un 60% de los componentes utilizados en la producción de esos molinos provienen de la industria local, que es la condición que impone el BNDES para ponerles el sello Finame y que los promotores puedan comprarlos accediendo a sus créditos blandos.

El creciente interés de los fabricantes de aerogeneradores por Brasil coincide con la caída de la demanda en otros países desarrollados, lo que ha rebajado hasta en un 20% el precio de las turbinas hasta los 950.000 euros por megavatio, y la creciente implantación de esta fuente renovable en el país que preside Dilma Rousseff.

En el año 2000, la generación de energía a partir del viento era experimental en Brasil, donde había 20 MW instalados. La cifra se ha disparado hasta los 1.500 MW actuales, que se verán ampliamente superados a la vista de los planes del Gobierno.

Referencias

l La entrada de Acciona en el mercado brasileño del agua se produjo en 2009, con la asistencia técnica en la operación y mantenimiento de la depuradora de Arrudas (Estado de Minas Gerais).

l En construcción destaca el proyecto de los diques exteriores del superastillero de São João da Barra, valorado en 400 millones.

l Uno de los últimos logros de Acciona en Brasil es el desarrollo del centro de procesamiento de datos del Santander (75 millones de euros).