Fuentes de Bruselas habían asegurado a Reuters que Rajoy infló las datos

La Comisión desmiente "rotundamente" que dude del déficit español

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, no despejó las dudas originadas por una información de Reuters que asegura que Bruselas sospecha que el Gobierno de Mariano Rajoy infló el déficit de 2011, aunque su portavoz, Amadeu Altafaj, lo desmintió después "categóricamente".

Rajoy, en el Congreso en una fotografía de archivo.
Rajoy, en el Congreso en una fotografía de archivo.

Una sombra de duda planea sobre el Gobierno de Mariano Rajoy después de que Reuters informara esta mañana que fuentes de la Comisión Europea sospechan que el Ejecutivo "exageró" artificialmente el déficit de 2011 para presentar una corrección del déficit en 2012 superior a la real.

Cuestionado al respecto, Olli Rehn no despejó las dudas. El comisario de Asuntos Económicos se limitó a decir que los datos fiscales de España y del resto de países de la zona euro se conocerán a finales de este mes. Ello sugiere que no puede decirse que España haya inflado una cifra que todavía no se conoce. Sin embargo, Rehn tampoco desmintió la información de Reuters.

Sí lo hizo después, y de forma "categórica", su portavoz, Amadeu Alfataj: "Desmiento rotundamente que la Comisión albergue duda alguna sobre las cifras españolas de déficit", ha explicado a Europa Press seis horas después de que Reuters publicase su noticia.

El departamento de Olli Rehn se ha limitado a señalar a Cinco Días que "España todavía no ha notificado los datos oficiales, que deberán ser validados por Eurostat". Fuentes del mismo departamento aseguran que las informaciones sobre un posible expediente contra España por incumplir los objetivos pactados "van muy por delante de la realidad", pero no descartan que Bruselas actúe si el Gobierno de Rajoy no se ciñe al calendario pactado con el anterior ejecutivo.

Si España no logra una tregua en el calendario de ajuste, tendrá que cumplir unos objetivos calculados sobre la base de un crecimiento del 2%, mientras que la previsión actual para este año espera una recesión de más de un punto. Bruselas parece obviar esa variación y exige que España acometa el recorte de déficit previsto. Si la CE insiste en ese planteamiento, podría utilizar el nuevo Pacto de Estabilidad para imponer sanciones a España por incumplimiento, un paso que solo se ha dado (aunque no se ha completado) contra el Gobierno de Hungría.

Olli Rehn tampoco oculta su disgusto por la aparente lentitud de Rajoy en preparar el nuevo presupuesto de 2012, un proyecto que Madrid ha retrasado hasta esperar las previsiones económicas de la CE del próximo 23 de febrero, aunque no existe ninguna relación entre ambos procedimientos. Rehn ya ha pedido a Rajoy que "presente lso presupuestos lo antes posible", pero la publicación se espera para finales de marzo, justo después de las elecciones andaluzas del 25 de marzo.

Está previsto que el 28 de febrero el Gobierno presente los datos de cierre del déficit de 2011. Es decir, no existe una cifra oficial, aunque el Gobierno de Mariano Rajoy ya anunció que superaría el 8%.