Cierre de la Bolsa

Tacañería de estado

En los tiempos actuales se les exige a los gobiernos de varios países que sean más tacaños que nunca en el gasto público . Grecia ha aceptado en su votación en el parlamento de ayer la tacañería de estado, y eso ha alegrado a las bolsas, pero a la vez, la población se ha lanzado a la calle con muy graves disturbios, mientras 43 diputados votaban en rebeldía, acusando de tacaños a los que firmaban al acuerdo.

Por todo ello las bolsas, que habían descontado 50 veces este acuerdo, cuando por fin ha llegado, se lo han tomado con flema británica. Aunque para flema la de las agencias de rating con los británicos.

Así que jornada de subidas moderadas en Europa, con alegría contenida ante el acuerdo de Grecia, ya que nadie tiene muy claro si los políticos griegos se van a emplear a fondo a poner en marcha el acuerdo o a fondo perdido. Es posible que el culebrón no haya terminado aún.

De ninguna manera parece que se elimine el tema castigo por deuda periférica, tras lo de Grecia. Y para demostrarlo no tenemos más que ver el siguiente gráfico del Ibex contado contra el futuro del dax alemán.

http://www.serenitymarkets.com/upload/comentarios/1322012125003_ibex_grande.gif

Como ven el spread es super bajista, encajonado en un canal bajista.

Y seguía siendo bajista en estos días en que se descontaba que habría acuerdo en Grecia, y no ha mejorado nada tras la reforma laboral del viernes.

En suma, que el Ibex sigue haciéndolo sistemáticamente peor que el Dax. Sólo cuando veamos a este spread darse la vuelta, podemos empezar a pensar que las subidas son por tranquilidad interior de los operadores y confianza en el futuro.

De momento, los cierres de cortos y la operativa que induce el mar de liquidez que el BCE ha dado a los bancos, sigue siendo la clave de la subida, al menos en Europa, que sigue moviéndose de manera muy diferente a EEUU.

Por lo demás todo está muy bien, pero aquí seguimos en la eurozona el camino que recordaba hace unos días de los años 30 del Mariscal del Hambre. No quiero ponerme pesado con este tema, pero cosas como las que contaré a continuación, me obligan a seguir insistiendo.

Curriculum de Heinrich Brüning, en 1931, el que fue llamado Canciller del Hambre...

Alemania, atrapada en la crisis y atrapada exactamente igual que ahora muchos países de la eurozona, en una moneda que no se podía tocar, pues se usaba el patrón oro, tomó medidas durísimas de austeridad para regularizar el déficit.

Los resultados fueron los siguientes:

En 1.933 se había conseguido el objetivo, el déficit se había enjugado y el estado tenía superávit.

¿Las consecuencias?

30% de paro, un desplome del PIB en dos años del 21% y una fuga de capitales del país. La crisis económica fue gravísima, y de hecho Alemania no se recuperó.

¿Es esto lo que quiere Alemania y satélites ahora? Porque a las pruebas me remito. No está funcionando. Austeridad si, claro, no se puede hacer otra cosa, pero por Dios que alguien despierte en esta pesadilla antes llamada eurozona y se tomen medidas complementarias que fomenten el crecimiento o nos vamos al mismo ciclo vicioso. En las circunstancias actuales sería suicida seguir manteniendo los objetivos de austeridad impuestos sin un cierto aplazamiento (como también lo sería levantar el pie del acelerador de recortes). Numerosos economistas ya han explicado cómo se puede hacer el aplazamiento sin incentivar el relax de los países deudores.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En