La reconstrucción del puente Tappan Zee

ACS puja por un macroproyecto de 3.770 millones en Estados Unidos

ACS puja por hacerse con las obras de reconstrucción de uno de los mayores puentes de Estados Unidos, el Tappan Zee, de más de cuatro kilómetros de longitud que se tiende sobre el río Hudson en el Estado de Nueva York, un 'megaproyecto' valorado en unos 5.000 millones de dólares (unos 3.772 millones de euros).

La compañía que preside Florentino Pérez lidera uno de los cuatro consorcios de grupos internacionales seleccionados por la New York State Thruway Authority para presentar ofertas por el proyecto, según informó este organismo.

ACS, a través de su filial de construcción estadounidense Dragados USA, se ha aliado con las firmas locales Flatiron, E&C Americas y Yonkers Contracting Company y la coreana Samsung C&T.

Los otros tres consorcios en liza están controlados por las estadounidenses Skanska, Bechtel y Fluor, respectivamente.

ACS 36,15 -0,47%

En caso de que finalmente resultara adjudicatario del proyecto, ACS reforzaría la presencia con que ya cuenta en el mercado de construcción y concesiones de Estados Unidos, estratégico en la política de internacionalización del grupo y en el que recientemente también se posicionó en el sector de instalaciones de generación de energía renovable.

Precisamente, la pasada semana concluyó la coronación de la que será mayor torre termosolar del mundo, y además la primera capaz de almacenar energía. Se trata de un proyecto de 110 megavatios (MW) de potencia, estimado en 1.000 millones de dólares (unos 760 millones de euros) en el que también participa el Santander y que cuenta con ayudas del Gobierno estadounidense.

En cuanto al Tappan Zee de Nueva York, el contrato consiste en las obras de reconstrucción del puente, de 4,8 kilómetros de longitud, ubicado a unos 13 kilómetros al Norte de la ciudad de los rascacielos. Se extiende sobre el río Hadson entre las ciudades de Rockland y Westchester.

Más capacidad

Con las obras, el Estado de Nueva York busca atender al deterioro que presenta el puente, que se puso en servicio en 1955, y aumentar su capacidad para atender al aumento de tráfico que registra.

En la actualidad, cuenta con un tráfico medio diario de 140.000 vehículos diarios, con puntas de hasta 170.000 vehículos, frente a los 18.000 vehículos que cruzaban por el puente cuando se puso en servicio.

Además, según indica la New York State Thruway Authority, "las inspecciones realizadas recientemente en el puente y el aumento de las reparaciones y las labores de mantenimiento realizadas de urgencia" han descubierto importantes deterioros en su plataforma estructural, sobre todo en su parte occidental. Asimismo, se han detectado fallos en la pasarela de hormigón, en la iluminación y los sistemas de eléctricos.

Los cuatro consorcios invitados a competir por el proyecto deberán presentar en las próximas semanas sus respectivas ofertas al organismo gestor de la red de autopistas del Estado de Nueva York.