De 6.700 millones de euros

Japón aprueba una nueva ayuda para Tepco

El Gobierno nipón aprobó hoy una financiación adicional de 689.400 millones de yenes (unos 6.700 millones de euros) para ayudar a Tepco, operadora de la central de Fukushima, a pagar las indemnizaciones a las víctimas de la crisis nuclear.

La operadora solicitó en diciembre esta segunda ayuda estatal, al no haber previsto el incremento que le supondrá la compensación a cerca de 1,5 millones de víctimas de la catástrofe nuclear que abandonaron voluntariamente la zona por temor a la elevada radiación, informó la agencia local Kyodo.

Con la nueva financiación extra, el Gobierno nipón ha empleado un total de 1,58 billones de yenes (unos 15.360 millones de euros) de fondos públicos para facilitar asistencia financiera a la Tokyo Electric Power (Tepco).

Al margen de la ayuda estatal, la eléctrica también espera recibir unos 120.000 millones de yenes (1.166 millones de euros) del seguro nacional previsto en caso de accidentes nucleares.

A pesar de que las ayudas reducen el riesgo de que Tepco se declare en bancarrota, la empresa deberá también financiar los costes de la reactivación de sus centrales térmicas, ya que tras la crisis en Fukushima sigue activo un solo reactor nuclear para servir el área metropolitana de Tokio, con unos 30 millones de habitantes.

Para poder acometer estos gastos, la operadora de Fukushima tiene previsto aumentar en cerca de un 17 por ciento la tarifa eléctrica de las empresas a partir de abril, un plan que motivado la queja de las pequeñas y medianas compañías niponas que exigen a Tepco mayores esfuerzos financieros.

En esa línea, el pasado viernes el ministro nipón de Industria, Yukio Edano, advirtió de que el Gobierno no aceptará más peticiones de financiación de Tepco a no ser que la empresa demuestre su determinación por "pasar página" y su intención de "convertirse en una nueva" compañía.

El Gobierno aprobó dar respaldo financiero a la eléctrica después de que el pasado octubre se comprometiera a reducir sus gastos en 2,5 billones de yenes (24.329 millones de euros) de aquí a los próximos 10 años.