Tras las reacciones de los sindicatos

Báñez subraya que el objetivo de la reforma es evitar despidos

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha defendido hoy que lo que busca el Gobierno con la reforma laboral es que no haya despidos y ha subrayado que la nueva normativa reconoce los derechos adquiridos por los trabajadores.

En declaraciones a Telecinco, Báñez ha destacado que se trata de una reforma "muy pensada", sobre todo para los jóvenes y los cinco millones de parados.

"Lo que nosotros queremos es que no haya despidos", ha apuntado la ministra de Empleo, antes de argumentar que en esta crisis se "ha despedido mucho" porque a los trabajadores y a los empresarios les han quedado "muy pocas opciones" para adaptarse a la situación económica.

"Nosotros creemos que en el futuro no va a pasar", ha añadido.

En cuanto a la reducción en los días de indemnización por despido improcedente, Báñez ha insistido en que toda la reforma se ha hecho reconociendo los derechos adquiridos de los trabajadores.

Entre las novedades de la reforma está que la indemnización por despido improcedente se reduce para los contratos indefinidos de 45 a 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades en lugar de 42 como hasta ahora.

Báñez se reunirá el lunes con empresarios y sindicatos para exponerles la reforma laboral, aprobada por decreto y publicada hoy en el BOE.

Los sindicatos CCOO y UGT ya han anunciado que el próximo 19 de febrero van a hacer movilizaciones para que las calles de España sean un "clamor" contra la reforma laboral aprobada ayer por el Gobierno.