Grecia, qué lástima, pero adiós

Ahora que los países de la antigua Yugoslavia se reencuentran dentro de la Unión Europea parece que se desgaja otro trozo de los Balcanes. Grecia se encuentra al borde de un cataclismo político, social y económico y sus socios europeos, hartos de Atenas, se preparan para decir adiós.

La salida de Grecia del euro ha dejado de ser un tabú en Bruselas. Y los dirigentes comunitarios mencionan sin parar esa posibilidad, aunque enseguida añadan que nadie la desea. En privado, el lenguaje es mucho más brutal. Y en los pasillos comunitarios se percibe un cambio de actitud y los partidarios de "dejar caer" a la oveja negra ya no ocultan sus intenciones.

Se extiende la sensación, veremos si equivocada o no, de que la zona euro está en condiciones de resistir la salida de un socio cuya permanencia resulta insostenible. El trauma del impago a los acreedores privados se ha superado, y los bancos franceses y alemanes han aceptado un canje de bonos con pérdidas significativas. Una buena parte del resto de la deuda se encuentra en manos del BCE, que la compró a precio de ganga y no tiene gran cosa que perder.

La misma tesis añade que el sector financiero se encuentra mejor apuntalado (por el BCE) que hace dos años, cuando estalló la crisis. Y remata el argumento con un mazazo inevitable: si el país enfermo se queda, tendrá que ser financiada durante años y años, en una situación inaceptable para la opinión pública tanto en Grecia como el en resto de la zona euro. Así que sintiéndolo mucho... "qué lástima, pero adiós", como canta Julieta Venegas.

El desencuentro llega tras dos años de un infructuoso rescate, que ya se ha tragado 73.000 millones de euros en préstamos de la zona euro (5.898 millones por parte de España) y el FMI, y cuando la factura está a punto de elevarse en otros 130.000 millones de euros.

El único resultado de esa intervención, hasta ahora, ha sido una tasa de paro sin precedentes y una recesión interminable. La calle arde y un gobierno de concentración, tutelado por la UE y el FMI, ha puesto la democracia en stand by.

El fracaso del segundo rescate también parece inevitable, porque un protectorado internacional no parece el camino para resolver los problemas de un país supuestamente desarrollado. La ruptura, más que la reforma, parece la solución.

Pero como bien advertía esta semana The Wall Street Journal, no parece probable que la élite actual vaya a renunciar al poder por las buenas. Los Papandreus, Karamanlis, Samaras y compañía parecen dispuestos a hundir el país antes que perder el depauperado latifundio. Y si la UE no rompe a tiempo con ellos será vista como cómplice del desastre, tal y como señala en El País el escritor griego Petros Márkaris.

La gran incógnita, de todos modos, sigue sin resolver. ¿Cómo interpretaría el mercado el regreso de una moneda que se disolvió en el euro? ¿Apostaría por una salida del escudo portugués? ¿Aguantaría la moneda única? Los partidarios de despedirse de Grecia aseguran que sí. Veremos.

Comentarios

El drama griego desembocará en un dracma nuevo.
Da como la sensación de que solo la hemos mantenido a flote por nuestro propio interés y mientras pensábamos que podría llevarnos al fondo con ella. Si ahora se empieza a considerar la posibilidad de dejarla ahogarse, no sin antes decirle que deje de respirar para darnos parte de su aire, es porque ya el daño que pueda hacer al resto con su hundimiento en solitario es mucho menor. Grecia, como haría decir Chumy a un señorón respecto a su amante venida a menos, vístete (no sé con qué) y márchate, ya no desgravas.
Bueno, la cosa igual no ha salido mal, se ha apuntalado todo lo que pudiera caer si Grecia (el 3%) se va, y ya se ha amortizado. Además parecerá que son ellos los que quieren irse. Su futuro ¿quién sabe? de momento dracma devaluado, sueldos bajos al cambio, subida del turismo, mucho turismo, más turismo, apartamentos, hoteles... con algo de suerte alguna industria que quiera estar en la UE pero con condiciones hiperfavorables para ellos (sueldos bajos y mercado hacia la Ue abierto, quizá a través de los Balcanes por autopista o tren, más hacia Italia por barco)... y a ir tirando y dentro de algún decenio, quizá a probar otra vez, pero ¿donde estaremos todos entonces? Hay otra señora de Chumy que intenta cubrirse y disimular sus partes porcinas ¿no se llamará Hesperia e intenta fugarse del grupo y dejar el PIGs en PIG?
Tengo la terrible sensación de que todo está demasiado en el aire. Tener dinero en el banco es seguro? Comprar una vivienda es una buena idea ahora? Es mejor cambiar los ahorros a la bolsa o a dolares o bien dejarlos debajo del colchón? Nadie lo sabe porque depende de decisiones imprevisibles. Quizá lo sepan los que puedan decidir -2 o 3 personas en el pais o quiza 30 en todo el mundo- pero si lo saben no lo van a decir obviamente.Nuestro futuro depende de una lotería. Si esto es una sociedad avanzada que me lo expliquen.
Que digo yo...¿tiene que haber mucha gente que sepa que se están imprimiendo dracmas en algún sitio, no?, porque suponiendo que se anuncie la quiebra y salida del euro (en fin de semana supongo), un "corralito" absoluto no puede durar semanas...y eso dando por hecho que todos los griegos tendrán hace bastante, euros y otras divisas bajo la almohada...
Cuando la vaca ya no da más leche a los bancos alemanes y franceses es normal que se la lleve al matadero. Más que de un problema económico que ya se da como se dice descontado, la Eurozona podría temer un problema político, pero desaparecida la Unión Soviética no llegan a captar cuál puede ser.
Menuda Europa, nos engañaron pero bien con esto del euro y la UE, el espacio economico mas poderoso del mundo... nos bombardearon con todo tipo de programas en tv para lavarnos el coco y lo consiguieron, cuando ya estamos todos convencidos ahora viene el palo de la verdad.
Grecia, por fin. Ya iba siendo hora de que nos quitasen el yugo de encima. Con lo mal que andamos y regalando billones (sigo pensando en pesetas) a fondo perdido a los bancos alemanes. Hicieron ellos los préstamos, que espabilen.
Esto es dracmático!!
Normas