Cuenta con cuatro plantas en España

El beneficio neto de Michelín creció un 39,3% en 2011

El grupo Michelín obtuvo el pasado año un beneficio neto de 1.462 millones de euros, un 39,3% más que el año anterior hoy la empresa.

La cifra de negocios se situó en 20.719 millones de euros, un incremento del 15,8 % frente a los 17.891 millones de 2010. El margen comercial sobre la cifra de negocios representa un 7,1 %.

Para la empresa estos resultados confirman plenamente la orientación estratégica elaborada por el grupo fabricante de neumáticos, con 70 plantas de producción repartidas por todo el mundo, cuatro de ellas en España.

El "cash flow" (beneficios más amortizaciones) libre del grupo Michelín al cierre del último ejercicio alcanzó un saldo negativo de 19 millones de euros, debido a la aceleración del plan de inversiones y por el impacto de la subida de los precios de las materias primas como el caucho, sílice y otra serie de componentes primarios de los neumáticos.

El endeudamiento neto se situó en 1.814 millones de euros, ante los 1.629 millones de 2010, lo que supuso un registro del 22 % sobre fondos propios, frente al 20 % que supuso en el ejercicio precedente.

Por áreas de negocio, en el suministro a turismos y vehículos comerciales, la primera monta creció globalmente un 4 %, el mismo porcentaje que en el reemplazo, destacando el crecimiento del 10 % de la primera monta en los mercados de América del Norte y del 7 % en Europa.

En la división de camiones o vehículos industriales, la evolución del primer suministro en todo el mundo fue del 18 %, en tanto que la reposición limitó la subida a un 5 %

Del desglose de la cifra de negocio global de 20.719 millones de euros, 10.780 millones se atribuyen al área de turismos y comerciales; 6.718 millones a camiones; y 3.221 millones a las actividades especiales (agrícola, obra pública y motocicleta).

En la presentación de resultados, celebrada en París, Michel Rollier, ha confirmado su retirada de las funciones de gerente comanditario - máximo órgano ejecutivo de la compañía - que será sustituido por Jean-Dominique Senard, con el que compartía funciones, y que ahora dirigirá Michelín en solitario.

Las perspectivas de futuro de Michelín se concentran en un plan de crecimiento del 25 % en el periodo 2011-2015, además de un programa de mejora de la competitividad en el tejido industrial, con un montante inversor de 1.000 millones de euros durante cinco años.

Los responsables de Michelín apuestan por una estabilidad del mercado de neumáticos, acorde con las perspectivas de las ventas de automóviles en los mercados más maduros.