Límites también para los cargos de empresas públicas

Dos años de indemnización máxima para los directivos del sector bancario

El Gobierno no solo ha regulado los salarios de los directivos de las entidades financieras en apuros, sino también las indemnizaciones por despido, que estarán limitadas. Lo mismo sucederá con los altos cargos de empresas públicas.

Los escándalos de los blindajes millonarios de directivos de entidades financieras que han dejado sus compañías cerca de la quiebra o que han necesitado ayudas públicas y que salen con la cartera repleta van a terminar. El Gobierno quiere poner coto a estos abusos y para ello limitará las indemnizaciones que pueden cobrar en caso de salida.

La paga que se llevarán estos directivos no podrá superar la menor de dos cantidades: dos veces el salario establecido por el Consejo de Ministros de la semana anterior para entidades financieras ayudadas o intervenidas (600.000 y 300.000 euros anuales, respectivamente, de salario máximo para el presidente) o dos veces la remuneración fija. Como mucho, por tanto, serán dos años de salario base los que podrá llevarse el ejecutivo, según las nuevas normas explicadas por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sánez de Santamaría.

Pero si el directivo en cuestión ha sido objeto de un expediente sancionador por su labor al frente de la entidad financiera, se queda sin indemnización, según ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Las medidas de limitación retributiva también se extienden a las empresas públicas, cuyos directivos se llevarán siete días por año trabajado con un máximo de seis mensualidades si salen de la compañía. En caso de que sean funcionarios, la indemnización será cero, ya que se pueden reincorporar a la Administración.