La crisis en Irán sostendrá el precio

La AIE rebaja la previsión de demanda de petróleo por sexto mes seguido

La Agencia Internacional de la Energia (AIE) prevé que este año se consuman 89,2 millones de barriles de petróleo. La cifra supone un ajuste de 300.000 barriles respecto a la proyección del mes pasado. Es el sexto mes consecutivo que la AIE rebaja sus previsiones.

Refineria de petróleo
Refineria de petróleo

La AIE, el organismo que vela por los intereses energéticos de los países de la OCDE, estima que el consumo mundial de petróleo se situará en 2012 en 89,9 millones de barriles diarios, según ha publicado en su informe mensual. La cifra implica un incremento del 0,9% respecto al año pasado, pero es al mismo tiempo la sexta rebaja consecutiva que la agencia hace de sus proyecciones de consumo para este ejercicio. Respecto a las previsiones realizadas en febrero, la nueva cifra supone una reducción de 300.000 barriles diarios. El argumento principal es la debilidad del crecimiento económico. De nuevo, Europa y EE UU serán los principales lastres para el aumento de la demanda. De hecho, la AIE prevé que el consumo vuelva a contraerse en estas dos áreas, mientras que Asia y Oriente Próximo serán los principales responsables del aumento global del consumo de petróleo.

El principal factor de incertidumbre es Irán, que ya ha amenazado con bloquear el estrecho de Ormuz si la UE y EE UU paralizan el desarrollo de su programa nuclear y persisten en las sanciones económicas. La AIE considera que "el mercado tiene suficiente flexibilidad en el lado del suministro para cubrir cualquier pérdida de abastecimiento de crudo procedente de Irán".

El organismo de la OCDE también asegura que las reservas de crudo existentes bastarán para hacer frente a eventuales fallos en los mecanismos de suministro. Aún así, la AIE reconoce que el riesgo geopolítico y la percepción de riesgos en el suministro "pondrán un suelo al precio del petróleo a partir de ahora". Es decir, que el precio del petróleo seguirá sostenido al alza, pese a que aparentemente no haya problemas de suministro. El crudo Brent cotizaba esta mañana a 117,8 dólares por barril, un 5% más que a comienzos de año.