Del 14 de febrero al 20 de mayo

Chagall, el pintor literario

'Sobrevolando Vitebsk', de Marc Chagall
'Sobrevolando Vitebsk', de Marc Chagall

A partir del martes llega a España la primera retrospectiva del artista ruso Marc Chagall. El Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid expondrán más de 150 obras del pintor.

El MoMa y el Guggenheim de Nueva York, la Kunsthaus de Zürich, el Kunstmuseum de Berna, la Tate Modern de Londres y así hasta un total de veinte museos de todo el mundo, junto a un gran número de colecciones particulares, han cedido piezas fundamentales del pintor ruso Marc Chagall al Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid. En estas dos sedes podrán verse, desde el próximo martes hasta el 20 de mayo, más de 150 obras del artista ruso.

El estilo pictórico de Chagall es muy personal y difícil de clasificar. Expresivo, colorista y con una combinación de elementos del cubismo, el fauvismo y el orfismo de Robert Delaunay. Fue también un precursor del surrealismo por el contenido de sus cuadros: un violinista, un rabino, una pareja de enamorados, un saltimbanqui, paisajes y animales fabulosos. Un mundo en el que todo es posible, pintado a golpe de vivos azules, verdes, rojos y amarillos.

En sus casi cien años de vida, a Chagall le dio tiempo a explorar el óleo, el grabado, la escultura, la cerámica y la vidriera, entre otras técnicas. Pero la exposición que tendrá lugar en Madrid a partir del martes centra el foco en otra importante faceta del pintor: su labor como ilustrador de libros. Chagall conoció a lo largo de su vida a muchos poetas y escritores: Breton, Malraux, Cendrars, Apollinaire... Todos veían en él a un "pintor literario". No en vano, el artista amaba la literatura.

Además de las obras llegadas de otros museos para la ocasión, el Thyssen-Bornemisza ya cuenta con cuatro pinturas del artista ruso en su colección permanente. La virgen de la aldea fue adquirida en 1965. Posteriormente entraron a formar parte del museo El gallo, La casa del gris y Desnudo. En una de las biografías de la familia Thyssen el barón recuerda: "Una vez le pregunté a Chagall por qué siempre pintaba vacas tocando el violín en los cielos de sus pinturas. Chagall simplemente me respondió que había crecido en el campo, y, por lo tanto, siempre había estado rodeado de vacas. Me dijo que por eso siempre que podía pintaba vacas en el cielo".