Resultados flojos

Credit Suisse registra pérdidas en el cuartro trimestre por primera vez desde 2008

Credit Suisse, el segundo banco suizo, anunció hoy que registró una pérdida de 637 millones de francos (526 millones de euros) en el cuarto trimestre de 2011, lo que redujo su beneficio anual a 1.953 millones de francos (1.613 millones de euros), menos de la mitad de lo que había ganado en 2010.

El banco, que no registraba pérdidas desde 2008, obtuvo un beneficio de 841 millones de francos en el cuarto trimestre de 2010, y ganó 5.100 millones de francos en todo ese año.

El resultado refleja el impacto negativo de los 981 millones de francos (810 millones de francos) resultantes de costes de reestructuración, del abandono de algunas actividades consideradas estratégicas por la entidad y de la reducción acelerada de activos debido a los requerimientos de capital más estrictos que exige el acuerdo de Basilea III.

El consejero delegado de Credit Suisse, Brady Dougan, dijo que el resultado del cuarto trimestre de 2011 refleja igualmente las "condiciones adversas del mercado", y anunció que se están tomando las medidas para reducir el riesgo y poder generar crecimiento en la áreas que ofrezcan una mayor perspectiva de crecimiento y rentabilidad.

Tras la crisis financiera de 2008, el reforzamiento de los requerimientos de fondos propios para la banca europea y las presiones generadas por la persecución de la evasión fiscal en varios países europeos y Estados Unidos, el banco decidió reorganizar su unidad dedicada a la gestión de fortunas y reducir su banca de inversión.

La entidad suprimió el año pasado unos 3.500 empleos. En total, el banco busca reducir en 2.000 millones de francos sus gastos hasta 2013.

Los analistas creen que el mercado recibirá esta noticia de manera negativa porque los resultados han sido algo flojos.

Por otra parte, el Grupo Credit Suisse informó de que en 2011 registró una entrada neta de nuevos capitales por 40.900 millones (33.800 millones de euros), lo que incluye la salida de 900 millones de francos de su unidad de gestión de activos.

En función de estos resultados, el Consejo de Administración propondrá una distribución de 0,75 francos (0,62 euros) por acción por el ejercicio 2011, con la posibilidad de que los accionistas que lo deseen reciban el dividendo en forma de acciones.