El Gobierno cree que "hizo todo lo que podía hacer"

Edreams emprende una acción colectiva con sus clientes en el concurso de Spanair

Edreams ha iniciado la primera acción colectiva encabezada por una agencia de viajes para personarse en el concurso de acreedores de Spanair. Quiere que cerca de 20.500 clientes recuperen los gastos ocasionados por su cese de actividad. Mientras, la ministra de Fomento aseguraba ayer que el Gobierno "hizo todo lo que pudo" y que la compañía informó con retraso sobre el cese de actividad.

La agencia de viajes online Edreams encabeza una acción colectiva para que sus clientes puedan personarse en el concurso de acreedores de Spanair y recuperen el coste de los billetes de unos vuelos que nunca llegaron a operar por el cese de actividad de la aerolínea.

"Tenemos 20.500 clientes afectados en toda Europa, de ellos 12.000 en España", justifica Javier Bellido, director general de Edreams en España. Por un lado, la agencia pretende que sus clientes puedan personarse en el concurso sin tener que hacer frente al gasto de una acción individual y, por otro, recuperar parte del crédito perdido por haber vendido billetes de la aerolínea. "Somos un daño colateral y queremos que nuestros clientes vean que nuestro compromiso va más allá del momento de compra", explica Bellido.

Edreams asumirá gran parte de los honorarios del bufete Querol Abogados. La agencia recopilará durante un mes los datos de sus clientes afectados y después se personará ante el Juzgado Mercantil número 10 de Barcelona que instruye el concurso de Spanair. Bellido reconoce que pese a que el sector conocía "la situación crónica que vivía Spanair desde hace años", confiaban en que "la Generalitat continuara cubriendo las pérdidas".

Esta no será la única acción en los tribunales contra el cese de actividad de la compañía aérea. La Alianza de Abogados del Cierre de Spanair (encabezada por Juan Ortiz æscaron;rculo y Cándido Conde Pumpido, ex fiscales generales del Estado) está estudiando presentar una demanda civil contra la Generalitat de Cataluña por su posible responsabilidad patrimonial frente a los usuarios.

"Se podría reclamar su responsabilidad patrimonial por no velar por su propio código de consumo y por su clara participación pública (24%) en Spanair", explicaba en rueda de prensa Conde Pumpido, quien recordó que en los casos de Air Madrid y Air Comet, estas "no tenían una participación pública tan clara". Los abogados pedirán a Spanair que aclare si poseía un seguro obligatorio para cubrir los daños por responsabilidad civil y, en caso de no haberlo contratado, solicitarán la responsabilidad patrimonial de la Generalitat por no velar por el cumplimiento de la ley. La alianza, que por el momento representa a unos 2.500 perjudicados por Spanair, acudirá en primer lugar al proceso concursal de la aerolínea en representación de sus clientes y estudiará las demás vías jurídicas para reclamar a agencias de viajes, entidades financieras y compañías aseguradoras.

También ayer, la ministra de Fomento, Ana Pastor, aseguró durante la sesión de control al ejecutivo en el Congreso de los Diputados que el Gobierno ha hecho "todo lo que podía hacer" tras el cierre de la aerolínea. Pastor reconoció que el presidente de Spanair, Ferran Soriano, le informó sobre el cese de la actividad a las 20.30 horas del viernes 27 de enero, cuando este se produjo 45 minutos antes.

AS asume un daño de 190 millones por la quiebra su exfilial

La antigua dueña de Spanair, Scandinavian Airlines Systems (SAS), perdió 1.687 millones de coronas suecas (191 millones de euros) en 2011 debido en gran medida a la quiebra de su antigua filial española, según expuso ayer la compañía escandinava en su presentación de resultados. Sin embargo, SAS espera que el impacto en su efectivo quede limitado a entre 200 y 300 millones de coronas, es decir, entre 23 y 34 millones de euros.

El consorcio escandinavo fue accionista mayoritario de Spanair hasta el ejercicio 2009, cuando vendió la mayoría de su participación a los actuales socios encabezados por la Generalitat catalana. SAS aún conserva el 10,9% de la aerolínea española, aunque el valor de ese paquete de acciones es "cero", según reconocía ayer en la presentación de resultados.

Las pérdidas también son el resultado de la crisis y de los altos precios del combustible, informó la empresa.

A pesar de la situación económica, la facturación de la compañía aérea creció ligeramente el pasado año, en concreto un 1%, situándose en 41.412 millones de coronas (4.690 millones de euros) y el número de pasajeros que transportó subió un 8%, hasta llegar a los 27 millones.