Ajuste sin precedentes en el grupo

RTVE elimina directivos y baja el sueldo a sus estrellas

El consejo de administración de RTVE ha aprobado hoy un nuevo paquete de medidas de ajuste que incluye la supresión de una treintena de puestos directivos y la rebaja de sueldos a presentadores estrella y tertulianos. Pretende ahorrar 3,1 millones y lograr 2 millones extra de ingresos.

Vista del Pirulí, centro de comunicaciones de RTVE, con un equipo de la corporación en primer plano
Vista del Pirulí, centro de comunicaciones de RTVE, con un equipo de la corporación en primer plano

Nueva vuelta de tuerca del consejo de RTVE a los planes de ajuste en la corporación. En la reunión de hoy, los consejeros han aprobado un paquete de medidas para recortar costes en 3,1 millones de euros y lograr nuevos ingresos por 2 millones (optimización de derechos musicales) ante el inminente ajuste presupuestario que tiene previsto aplicar el Gobierno a la corporación.

En esta ocasión, el máximo órgano de administración del grupo ha decidido reducir en un 10% la estructura directiva de la corporación, lo que supondrá la eliminación de una treintena de altos cargos, avanzaron en fuentes del consejo.

Según el último informe de auditoría elaborado por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), al cierre de 2010 el organigrama directivo del grupo estaba formado por 240 personas, con un coste de 17 millones de euros. Su retribución dineraria media era de 80.777 euros. La del personal fijo (el 85% de la plantilla de RTVE) era de 43.897 euros.

También se ha acordado recortar el sueldo de presentadores estrella y tertulianos. Así, los principales presentadores de TVE cobrarán un 25% menos, con un ahorro de 700.000 euros. Se propondrá un ajuste similar para los presentadores de los espacios informativos.

En el caso de tertulianos y colaboradores, el ajuste oscilará entre el 14% y el 50%, para ahorrar hasta 200.000 euros.

En Radio Nacional (RNE), se propondrá también reducir el sueldo de los principales presentadores, pagar menos y colaboradores y tertulianos y prescindir de algunos de ellos. Con esta medida, el consejo espera ahorrar 500.000 euros.

Además, en dos meses se suprimirán los coches asignados a consejeros y directivos (salvo el del presidente del grupo) y se dejarán de pagar los gastos de desplazamiento de tertulianos, colaboradores y presentadores que ya cobren por participar en los programas. El ahorro derivado de estas actuaciones será de 1,5 millones.

Asimismo, el consejo va a poner en marcha medidas para reducir otros gastos del grupo (restricción de viajes y dietas, utilización preferente del comedor de empresa para almuerzos de trabajo) y ha dado orden de renegociar contratos con los principales proveedores de servicios generales de a casa.

Los consejeros han decidido también posponer cualquier decisión que afecte a los contenidos de la radiotelevisión pública hasta el mes de marzo, después de que la semana pasada acordaran suspender "de momento" la emisión de nuevos capítulos de Cuéntame y Águila Roja, dos de sus series estrella.

Según la auditoría de la IGAE, cada capítulo de estas series cuestan entre 850.000 y 915.000 euros. Es decir, más de 12.000 o 11.500 euros por minuto, según el caso.

Nueva reunión con el Gobierno

El Gobierno, con quien el consejo de RTVE volverá a reunirse la semana que viene, quiere aplicar un recorte al presupuesto de gasto de la corporación, que en un principio rondará los 205 millones de euros. En 2011, el Estado inyectó al grupo público 575 millones.

La cúpula de RTVE entiende que un ajuste de tal magnitud solo es posible a partir de 2013, ya que para este año más del 80% del presupuesto ya está comprometido. Por eso, ha presentado al Ejecutivo varias alternativas, la principal de ellas la recuperación del anterior esquema fiscal para la corporación, de forma que pueda repercutir el IVA, lo que le permitiría liberar unos 115 millones de euros.

En todo caso, los responsables del grupo ya han venido tomando medidas de ajustes como las adoptadas hoy, como es la congelación de salarios para toda la plantilla, el fin de las aportaciones a los planes de pensiones de los trabajadores de la corporación o la orden de no asumir gastos extra en 2012.