Augura una caída del PIB del 1,3% y la destrucción de 700.000 empleos

BBVA prevé que el déficit solo se reducirá hasta el 5,3% este año

BBVA estima que la economía española caerá un 1,3% este año y que crecerá un 0,6% en 2013. Esta recaída provocará que se destruyan 700.000 empleos y que el déficit cierre en el 5,3% del PIB, nueve décimas por encima de lo comprometido con Bruselas.

El servicio de estudios de BBVA se ha unido al FMI y al Banco de España al augurar que España entrará en recesion en el primer trimestre y que registrará un retroceso del 1,3% a finales de este ejercicio. Rafael Domenech, economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, ha confirmado que España entrará en recesión (dos trimestres consecutivos de caída del PIB) en marzo y que la mayor contracción del PIB se producirá en el segundo y el tercer trimestre, como consecuencia de las medidas de consolidación fiscal. "Los efectos de la política monetaria no se van a notar al menos hasta finales de año", ha apuntado.

Ese retroceso va a tener consecuencias sobre el mercado laboral y la consolidación fiscal. BBVA prevé que el deterioro en la ocupación se mantendrá, con una destrucción de empleo de 2.000 puestos de trabajo diarios (700.000 en un año), lo que conducirá la tasa de paro al 24%. "Prevemos que el máximo al que puede llegar la cifra de parados este año será de 5,7 millones de personas", ha asegurado Domenech, quién ha previsto que no se volverán a crear puestos de trabajo hasta la segunda mitad de 2013.

Respecto al déficit, BBVA prevé que el ajuste previsto por el Ejecutivo lo llevará a cerrar en el 5,3% del PIB, nueve décimas por encima de lo comprometido con Bruselas. "Con las medidas que se aprobaron en diciembre va a ser necesario otro ajuste de 20.000 millones. La mayor parte lo van a tener que hacer las comunidades autónomas, que son las que más se han desviado de su objetivo", ha asegurado.

Domenech ha señalado que alcanzar el 5,3% supone un ajuste de tres puntos de PIB, algo que, a su juicio, debe ser valorado por las instituciones comunitarias. De hecho, el servicio de estudios del BBVA ha analizado 173 casos de consolidación fiscal entre 1978 y 2009 en 17 países de la OCDE, en los que tan sólo siete culminaron con una rebaja superior a los tres puntos del PIB.