Mercados

La Bolsa examina a la deuda griega y la reforma bancaria en España

El mercado sigue a la espera de un próximo acuerdo entre los acreedores y el Gobierno heleno.

Grecia y las ya dilatadas negociaciones para alcanzar un acuerdo sobre su deuda volverán a ser el centro de atención de los mercados durante esta semana. En teoría, solo faltan flecos para que los acreedores privados y el Gobierno heleno lleguen a un pacto, pero este no se termina de sellar y ayer las negociaciones se volvieron a atascar. De hecho, el consejo de la UE contemplaba en su agenda que el Eurogrupo se reuniera hoy para tratar el tema, pero el encuentro se suspendió ya el viernes por la tarde ante la ausencia de acuerdo. El segundo programa de ayudas a Grecia, decidido el pasado mes de octubre, incluye una contribución del sector privado de 100.000 millones de euros equivalentes a la condonación del 50% de la deuda, así como la aportación de 130.000 millones de euros del FMI y la UE.

Con las aguas más calmadas en los mercados de deuda, los Tesoros europeos se tomarán un respiro, al no haber previstas subastas masivas. Solo Francia y Grecia acudirán al mercado para colocar letras, mientras que Bélgica emitirá el viernes bonos.

En España, y aún con la resaca de la reforma financiera aprobada el viernes por el Gobierno, el mercado juzgará el impacto de las medidas sobre las entidades. La exigencia del Ejecutivo a la banca de aportar 50.000 millones de euros en provisiones adicionales para limpiar los riesgos inmobiliarios de sus balances tendrá efectos en sus cuentas de resultados, aunque no en todas por igual. El Gobierno, además, ha establecido un estricto calendario para conseguir alcanzar estas dotaciones: un año, con la excepción de dos años para aquellas entidades que se hayan fusionado con posterioridad al pasado septiembre (Popular con Pastor, Sabadell y CAM, Unicaja y Caja España-Duero y Kutxabank) o las que acometan este año una fusión.

Los analistas estiman que, entre las cotizadas, las más perjudicadas serán Bankia y Popular. La entidad que preside Rodrigo Rato -cotizada y matriz- tiene, según Ahorro Corporación, un déficit de provisiones de 7.646 millones, mientras que en la dirigida por Ángel Ron es de 3.420 millones. Ambas, no obstante, podrían contar con dos años. En el caso de Bankia si acomete una fusión -ha presentado oferta no vinculante por Unnim, cuya adjudicación está prevista para finales de este mes o principios- y la segunda al encontrarse en pleno proceso de compra de Pastor.

De momento, la reacción en Bolsa ha sido tibia. Popular subió un 0,49% y Bankia perdió un 0,28%. BBVA y Santander ganaron casi el 2%.