O2 renueva el contrato de patrocinio con la federación inglesa

Telefónica seguirá apoyando a Inglaterra en el Seis Naciones de rugby

O2 UK, la filial británica de Telefónica, ha anunciado hoy que ha renovado su acuerdo por cuatro años su contrato de patrocinio con la Rugby Football Union. Un acuerdo que coincide con el inicio del Seis Naciones.

El movimiento tiene gran relevancia dado el interés que hay por este deporte en Inglaterra. O2 ha sido el principal sponsor de la Rugby Football Union y de England Rugby desde el año 1995. El acuerdo viene a extender, al mismo tiempo, uno de los principales patrocinios deportivos de Telefónica en todo el mundo.

La operadora no ha ofrecido los detalles financieros de la operación. La prensa británica especializada ha recordado que el anterior acuerdo entre O2 y la federación inglesa estaba valorado en cuatro millones de libras (unos 4,8 millones de euros) al año.

La compañía indicó que el nuevo acuerdo tendrá una duración de cuatro años e incluirá el respaldo de O2 a la selección inglesa en todos los torneos hasta el campeonato mundial de rugby de 2015. Es decir, la filial de Telefónica seguirá teniendo una amplia presencia en el popular Seis Naciones. En este último caso, su participación no queda ahí porque O2 es también el patrocinador de la selección de la República de Irlanda (renovó el acuerdo en 2011 hasta el año 2016).

El pacto con Inglaterra es más amplio. "El nuevo acuerdo mantiene la presencia de O2 en la selección senior y el equipo femenino", explicó la operadora. Además, O2 seguirá siendo el proveedor de servicios de telecomunicaciones de la Rugby Football Union.

Asimismo, con el nuevo acuerdo, O2 extenderá su programa Priority a los clientes que sean al mismo tiempo aficionados a este deporte. De esta manera, "los clientes de O2 tendrá prioridad para acceder a las entradas para los partidos de Inglaterra en el estadio de Twickenham".

En este momento, la selección inglesa de rugby vive uno de los momentos más relevantes del año. Y es que, este sábado, comenzó el torneo Seis Naciones. En el primer partido, Inglaterra se impuso a Escocia por 13 a 6.