Solo escapa el Santander

La banca portuguesa registra pérdidas históricas

Los tres mayores bancos privados de Portugal ha obtenido pérdidas históricas en 2011, atribuidas a Grecia, la crisis de la deuda y los problemas de la economía lusa. æscaron;nicamente el Santander Totta, filial del Santander español, logró beneficios.

Los más de 1.100 millones de euros en pérdidas anunciados este viernes por la gran banca lusa sobrepasan los peores pronósticos de los analistas y empeoran el escenario financiero de Portugal, sujeto a las duras condiciones del rescate internacional que pidió en mayo.

El Banco Comercial Portugués (BCP), el mayor del país, ha informado de unas pérdidas de 786 millones de euros en 2011, las mayores de su historia, y dijo que pedirá ayuda al Estado, lo que la convierte en la primera entidad crediticia lusa que acepta recurrir a una línea de crédito prevista en los fondos del rescate.

De los 78.000 millones de euros que la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) concedieron en mayo a Lisboa hay 12.000 millones reservados para auxiliar a la banca, hasta ahora no utilizados.

También hoy el Banco Espíritu Santo (BES), otro de los principales de Portugal, ha comunicado un resultado negativo nunca visto por la institución, de 108 millones de euros.

El jueves, el otro peso pesado del sector, el Banco Portugués de Inversión (BPI), anunció igualmente pérdidas récord en 2011, de 204 millones de euros.

Las tres instituciones han achacado sus malos resultados a las provisiones de fondos por el impacto de la crisis griega y los problemas de la deuda soberana en Europa, así como al mal entorno económico de Portugal y el nivel de créditos impagados.

Sólo la filial portuguesa del Santander ha escapado a las pérdidas de las mayores instituciones financieras, gracias a un resultado líquido positivo de 64,1 millones de euros en 2011 que, con todo, supone una caída del 85,4% respecto a los beneficios del año anterior.

Pese a las fuertes pérdidas del sector, el ministro portugués de Finanzas, Vítor Gaspar, ha destcados que los bancos lusos han reforzado capitales y están mejor que antes del programa de ajustes.