Rondará los 100.000 millones

El Gobierno griego pide que el BCE también participe en la quita de deuda

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha pedido que el Banco Central Europeo (BCE), el mayor tenedor de bonos griegos, participe también de la quita de la deuda, hasta ahora sólo circunscrita a los grandes acreedores privados.

Por el momento, Grecia y el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que representa los intereses de los grandes bancos y fondos de inversión privados con títulos griegos, han acordado una quita de cerca de la mitad, unos 100.000 millones de euros, de la deuda griega en manos privadas.

Aún así, las pérdidas que deberán asumir los acreedores se calculan en un 70%, ya que se tiene en cuenta el dinero que dejarán de ganar los tenedores al reducirse el interés de los bonos depreciados por los que se canjearán los actuales.

El objetivo de esta quita es que la deuda griega, actualmente mayor del 160% del PIB heleno, se reduzca hasta el 120% para 2.020, un nivel considerado asumible para un Estado y que evitaría la bancarrota del país mediterráneo.

Venizelos dijo hoy que, para que esto sea posible, se requiere "no sólo que la PSI (Participación del Sector Privado) sea un éxito", sino también que el sector público participe en la quita.

"Esto significa que debemos movilizar al Banco Central Europeo", afirmó durante un discurso ante el grupo parlamentario socialista en el hemiciclo griego.

Según ha informado una fuente gubernamental, el Ejecutivo de Atenas pretende hacer público el acuerdo sobre la quita el próximo lunes en Bruselas, durante la reunión del Eurogrupo.

La quita es esencial para que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional accedan a conceder un nuevo préstamo de 130.000 millones de euros a Grecia.

El "grueso del acuerdo" sobre este préstamo "ha concluido" y sólo resta cerrar algunos flecos, ha informado el ministro portavoz del Gobierno, Pantelis Kapsis.