Mantiene su calificación en Baa1

Moody's amenaza a Telefónica al poner su rating en perspectiva negativa

La agencia de calificación de riesgos Moody's ha puesto a Telefónica bajo perspectiva negativa, aunque confirmo -al menos por ahora- su nota Baa1. "El cambio a perspectiva negativa refleja el incremento de las preocupaciones respecto al ámbito macroeconómico de España y el impacto que las nuevas medidas de austeridad podrían tener sobre el gasto del consumidor".

Telefónica se pone en el punto de mira de Moody's. La agencia de calificación ha decidido hoy poner a la operadora bajo perspectiva negativa debido, además de por la "dura competencia", al incremento de las preocupaciones respecto al ámbito macroeconómico de España y el impacto que las nuevas medidas de austeridad podrían tener sobre el gasto del consumidor.

La agencia reconoce que "Telefónica ha tomado medidas decisivas para mitigar el difícil entorno operativo en España". A pesar de ello, espera "una presión continuada sobre sus ingresos, lo que podría poner en peligro su capacidad de sostener sus niveles crediticios con su calificación actual".

En concreto, las medidas puestas en marcha por Telefónica incluyen un recorte "sustancial" de la remuneración al accionista en 2012, desinversiones en activos no estratégicos, una mejora de la gestión del circulante e iniciativas para reducir los gastos, ha precisado el analista de Moody's Carlos Winzer.

TELEFÓNICA 7,32 -0,48%

La agencia ha precisado que estas "tensiones" son principalmente un "margen de maniobra" limitado para hacer frente a un aumento de las presiones competitivas y regulatorias, una mayor debilidad en el consumo nacional y un descenso de los ingresos comerciales.

Con el fin de contrarrestar estas tensiones, Moody's espera que Telefónica siga reduciendo los gastos operativos y mejorando sus servicios fijos y móviles con precios competitivos y ofertas integradas.

No obstante, ha recordado que Telefónica mantiene una diversificación internacional que reduce "significativamente" su exposición al mercado español. De esta forma, la agencia espera que el descenso de un dígito en los ingresos en España en este año se compense con el crecimiento de los ingresos en Europa y América Latina.

Telefónica se sitúa en los últimos tiempos bajo la lupa de las agencias de rating. La amenaza de Moody's de hoy se suma al jarro de agua fría que le lanzó Standard & Poor's el pasado agosto, cuando le bajó la calificación un escalón, hasta BBB+. Este no fue el único movimiento. A finales de septiembre, Fitch seguía los pasos de S&P y le recortó también la nota hasta BBB+.

El pasado diciembre, Telefónica anunció una rebaja del dividendo para proteger la caja. La competencia es fuerte y se requieren inversiones justo cuando la caja está mermando. Telefónica lo asumió y, tal y como venían adelantando los analistas desde hace tiempo, optó por sacrificar parte del dividendo en efectivo.