Interesa a las constructoras españolas

Nueva York busca 'voluntarios' para ampliar el aeropuerto de Laguardia

El aeropuerto de Laguardia se ha quedado obsoleto y la Autoridad Portuaria de Nueva York ha llamado al sector privado en busca de constructoras que lo modernicen a cambio de la operación. Las obras, que están siendo analizadas por grupos españoles, están valoradas en 3.600 millones de dólares (2.725 millones de euros).

Nueva York busca 'voluntarios' para ampliar el aeropuerto de Laguardia
Nueva York busca 'voluntarios' para ampliar el aeropuerto de Laguardia

Laguardia, el aeropuerto más cercano a Manhattan de los tres que operan en Nueva York, precisa una reforma en la que se sustituirá la terminal Central por un nuevo edificio que duplique su superficie de 60.000 metros cuadrados. El presupuesto es de 1.710 millones de dólares y el diseño debería estar listo en 2013, para ser levantada entre 2014 y 2021. Pero este no es el único retoque que prevé la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

La infraestructura también soportará arreglos en las pistas de rodaje por 383 millones de dólares; la construcción de accesos entre terminales, valorados en 343 millones de dólares; un parking con 4.000 plazas que se llevaría unos 215 millones de dólares, e infraestructuras de servicios (telecomunicaciones, agua, electricidad, prevención de incendios o contra tormentas) por 208 millones de dólares. Un total de 2.858 millones de dólares en obras a los que habría que sumar los trabajos de ingeniería y la financiación, lo que llevaría esta restauración hasta los 3.600 millones de dólares (unos 2.725 millones de euros), según la previsión del ente público responsable del aeropuerto.

El calado de la iniciativa ha hecho que se abra la búsqueda de constructoras interesadas en ejecutar el plan a cambio de posibles concesiones. Fuentes del sector comentan que firmas como ACS, OHL y Ferrovial, con fuerte implantación en EE UU, están analizando el proyecto.

Soluciones técnicas y financieras

En la llamada al sector privado, dirigida a constructoras, entidades financieras y a operadores aeroportuarios, se demandan propuestas de financiación alternativas a los bonos avalados por la propia autoridad portuaria y a los fondos federales. En cuanto al aspecto técnico, se prima el menor tiempo de construcción posible, soluciones que minimicen el presupuesto de conservación y alarguen la expectativa de vida de la terminal. De momento, este principio de colaboración no implica compromiso alguno con las empresas que abran diálogo con la Autoridad Portuaria.

Laguardia ocupa 272 hectáreas en el área de Queens. Su terminal Central fue levantada hace 47 años y cuenta con la mitad de las 74 puertas de embarque del aeropuerto. Cuando fue diseñada se pensó en ocho millones de pasajeros al año, pero el pico se alcanzó en 2006 con 13 millones. Las previsiones para el aeropuerto son de 34 millones de viajeros en 2030, de los que la mitad transitarían por la instalación ya reformada.

Un volumen de pasajeros similar al de Mallorca

Laguardia es un aeropuerto de 24 millones de pasajeros al año -algo más que Palma de Mallorca y menos que El Prat y Barajas- y unos 360.000 vuelos. Su radio de acción está limitado a 1.500 kilómetros, lo que restringe su actividad a destinos domésticos, la conexión con Canadá y algún país de Centroamérica. De este modo, se deja en manos del JFK la conexión de Nueva York con Asia y Europa.

La instalación cuenta con cuatro terminales, de las que la mayor es la Central, con la mitad de las puertas de embarque y un total de 13 aerolíneas. Las otras tres terminales están copadas por US Airways y Delta.

La última gran obra en la Central se llevó 340 millones en 1990, a pesar de lo cual Laguardia está muy por detrás en calidad del otro aeropuerto mediano de Nueva York, el de Newark.