El objetivo es afrontar las pérdidas

Las agencias de viajes piden un fondo de garantía contra quiebras aéreas

Las agencias de viajes recuperan una antigua petición: crear un fondo de garantía que proteja a los pasajeros en caso de quiebra de una aerolínea, como ha pasado este fin de semana con Spanair. El sector recuerda que el cierre de Air Comet costó nueve millones de euros a los españoles.

Las agencias de viajes piden un fondo de garantía contra quiebras aéreas
Las agencias de viajes piden un fondo de garantía contra quiebras aéreas

La Confederación Española de Agencias de Viajes y Touroperadores (Ceavyt) ha vuelto a reclamar que se ponga en marcha un fondo de garantía para el pasajero que cubra situaciones como la quiebra de Spanair del pasado fin de semana. El presidente, Rafael Gallego, recordó que esta es la tercera vez que ocurre, tras Air Madrid y Air Comet. "El fondo de garantía es la única fórmula de proteger los derechos de los consumidores. No es un capricho del sector", apuntó Gallego. Evitaría conflictos o retrasos en los reembolsos a los pasajeros en estos casos.

Para Ceavyt, "la situación de bancarrota de una compañía aérea no es nueva". Esta es "la tercera suspensión en cinco años", después de Air Madrid en 2006 y Air Comet, en diciembre de 2009. El cierre de Air Comet costó al erario público "nueve millones de euros", según dijo el responsable.

"Desde hace seis años, antes de las bancarrotas de Air Comet y Air Madrid, venimos solicitando la implantación de un fondo de garantía de pasajeros que evitaría situaciones como la actual", explicó el presidente. Los cálculos de la patronal apuntan a que este seguro costaría "un euro por billete". En 2010 se emitieron 12 millones de pasajes en España, lo que hubiera cubierto esta situación. "Decimos un euro como podríamos decir 50 céntimos, el caso es que exista esta cobertura", afirmó el presidente.

Según los responsables de Ceavyt, esta petición se presentó al entonces secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, y la "vio con buenos ojos", afirmó Gallego. Sin embargo, "todo han sido escollos, entre otras cosas porque las aerolíneas consideran que se encarece el pasaje para cubrir un riesgo que afecta a unas pocas empresas", explicó. "Si la situación sigue así, el caso de Spanair no será el último", dijo Gallego. El presidente ha avanzado que la semana que viene solicitarán una reunión con los responsables de Fomento, Turismo y Comercio para volverles a replantear esta iniciativa.

También avanzó que se ha encargado un informe jurídico a sus responsables legales para valorar posibles acciones "contra los propietarios de Spanair y los gestores" en defensa del "sector y de los clientes". Gallego ha explicado que "ahora le toca a las agencias asumir junto a la aerolínea" los gastos por servicios no prestados como consecuencia de los vuelos no realizados, "como pueden ser las noches de hotel u otros servicios contratados en un paquete turístico". "A aquellos clientes que, además del billete, habían comprado otros servicios, se les está reembolsando el 100% del paquete u ofreciendo otras alternativas, al entender que se trata de una situación de fuerza mayor".

Devolución del dinero

El presidente detalló que actualmente las agencias de viajes cuentan con ocho millones de euros por los billetes emitidos por Spanair entre los días 1 y 28 de enero, día en que cesó la actividad, tanto los billetes de los vuelos que se han operado como de aquellos que no se van a realizar.

Y están en conversaciones con Spanair y la IATA para gestionar la devolución del dinero. "Nos encontramos con una patata caliente. Spanair asegura que se va a devolver todo, pero este anuncio es tendencioso. Hay una cantidad de dinero cobrado que no va a cubrir los billetes no volados que hay que devolver", dijo.

Ryanair celebra el cierre de la aerolínea catalana

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, consideró ayer que la quiebra de Spanair supone "buenas noticias para el turismo y el empleo en España". En su opinión, "permitirá la llegada de nuevas aerolíneas, que ocuparán su lugar y, al mismo tiempo, elevarán el tráfico ofreciendo tarifas más bajas y un servicio más eficiente". En una rueda de prensa en Palma de Mallorca, O'Leary afirmó que una compañía como Spanair, con "altas tarifas que no es capaz de sobrevivir, no se merece vivir en el mercado". Indicó que la situación de la aerolínea "no es nueva, se venía arrastrando en los últimos años".

Por otro lado, acusó a Aena de ser "una de las causas" del cierre de Spanair por los "altos costes de las tasas" que impone a las aerolíneas. En esta línea, ha criticado el "monopolio" del gestor aeroportuario, que va "en detrimento del desarrollo del transporte aéreo".

Ante esta situación, se hace "necesario" llegar a acuerdos con las Administraciones públicas para lograr "incentivos de marketing", sobre todo durante los meses de invierno, con el fin de "paliar los altos costes de las tasas, que son los mismos que en verano".

La aerolínea ya está en conversaciones con el Govern balear y con el aeropuerto de Palma para definir este calendario de invierno.