Propone un doble pacto sanitario y de servicios sociales a las autonomías

Sanidad dará prioridad a las ayudas a la dependencia que creen empleo

La ministra de Sanidad, Ana Mato, ha anunciado en el Congreso que introducirá una ponderación en los criterios de financiación a la dependencia "que incentive la atención a través de servicios profesionales, como forma de conseguir una mejor calidad y generación de empleo".

Ana Mato, ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Ana Mato, ministra de Sanidad, Servicios Sociales e IgualdadReuters

El sistema de ayudas a la dependencia ha ocupado buena parte de la intervención de la ministra de Sanidad en el Congreso y de los respectivos portavoces de los grupos parlamentarios. Mato empezó reconociendo su "compromiso" con el desarrollo de la Ley de Atención a la Dependencia porque ha supuesto un avance en la protección social, pero añadió que "la orientación de las prestaciones concedidas no ha generado las expectativas de creación de empleo inicialmente previstas". Esto se ha producido porque se ha primado la concesión de ayudas a familiares no profesionales, a pesar de que este supuesto se considera una excepción en la ley. La ministra ha anunciado que se introducirán en los criterios de financiación de la dependencia una "ponderación" que incentive la atención a los beneficiarios a través de servicios profesionales, "como forma de conseguir una mejor calidad y generación de empleo".

El portavoz de IU, Gaspar Llamazares, ha advertido a la ministra que esta fórmula es cuatro veces más cara que las ayudas a familiares, y le ha pedido que aclara cómo piensa financiar este servicio.

Mato ha comparecido en la Cámara Baja para anunciar las líneas principales de actuación que pretende desarrollar en la legislatura. La ministra de Sanidad ha avanzado que, previo consenso con las comunidades autónomas, el Gobierno elaborará un anteproyecto de Ley de Servicios Básicos para garantizar la igualdad de prestaciones en todo el territorio nacional. Para ello, Mato impulsará, tal y como ha anunciado, un doble pacto sanitario y de servicios sociales entre el Gobierno y las autonomías. Esta delimitación de una cartera básica de servicios no va a suponer un recorte en las prestaciones actuales sino que lo que busca el ministerio es su preservación.

En relación al gasto farmacéutico, Sanidad permitirá a las administraciones sanitarias "incorporar criterios de eficiencia en la prestación" para rebajar el coste de la factura farmacéutica, como la introducción de los genéricos o la prescripción por principio activa, que ya realizan algunas autonomías. En esta estrategia de ahorro, Mato también anunció la puesta en marcha de una central de compras de ámbito nacional.

Archivado En