Sus ventas cayeron el año pasado un 22,5%

Peugeot pone en el 208 sus esperanzas para recuperar el mercado español

Vincent Rambaud, máximo directivo de la marca, presenta en Barcelona el nuevo modelo con el que la compañía aspira a frenar las caídas de ventas del fabricante francés

Las ventas de turismos de Peugeot cayeron en España el pasado año un 22,5% sobre 2010 frente a una media del mercado del 18%. En Europa, la situación fue peor, pues sumó un descenso del 9,6% cuando la reducción global estuvo en el 1,7%. Su fuerte presencia en Francia y en el sur de Europa es la causa principal de estos resultados. No obstante, su liderazgo en el segmento de vehículos comerciales ligeros atenuó la situación, especialmente en España donde sus 13.335 unidades vendidas el pasado año les permitió una caída del 7,5% cuando el mercado de furgonetas se derrumbó un 16%.

Vincent Rambaud, director general de Peugeot a nivel mundial, está hoy en Barcelona para presentar la baza de la marca para dar la vuelta a la tortilla: un nuevo modelo, el 208, que sustituirá al 207 y 206 plus en la última fase de su vida como producto. El directivo desveló en la Ciudad Condal a los 4.000 concesionarios del productor galo repartidos por el mundo, la "proeza tecnológica y de diseño", como el la define, para conseguir detener la caída de ventas.

El directivo fue tajante al considerar que el 208 permitirá ganar cuota de mercado este año en Europa, e incluso, "si las ventas dan muestras de mejorar, podríamos crecer respecto a 2011". El modelo se pondrá a la venta primero en Francia, a finales de marzo, y el 26 de abril estará en los concesionarios españoles desde 11.650 euros.

Las esperanzas estriban en que el segmento B tiene una importancia clara en el mercado español donde, además, sus modelos como el 205,206 o 207 han jugado siempre en el liderato. Y apostó claramente por un público femenino, pues el modelo suaviza "la masculinidad" de su antecesor, el 207.

De todas formas, Peugeot sigue luchando contra un duro hándicap: sus principales mercados están en Europa del Sur, junto a Francia, y las perspectivas económicas no son muy halagüeñas en ninguno de ellos. Aún así, Rambaud considera que el mercado español ya ha tocado fondo y ahora queda remontar. Se basa en la antigüedad de un parque que roza los 10 años. "Entre 1999 y 2003 se vendieron 300.000 unidades del 206 y 207 y estos coches ya están agotados. Hay por tanto, un potencial enorme para este modelo", afirmó.

La marca francesa prevé producir este año 550.000 unidades de este modelo, de los que medio millón se venderán en Europa y el resto en otros mercados. La estrategia de Peugeot sigue basada en la internacionalizacion -para dejar de depender de Europa donde matricula algo más de la mitad de su producción- y el lanzamiento de nuevo modelos.

Este año se pondrán a la venta en España el nuevo 3008 híbrido en marzo, el único que hibrida con diésel; al que seguirá el 208 en abril y para junio se sumarán el 508 RXH también híbrido y el 4008, el todoterreno del francés.