La agencia cree el proceso no tendrá coste público

Moody's advierte que las fusiones pueden debilitar a los grandes bancos

La agencia de calificación de riesgo Moody's advierte que si el Gobierno insiste promover la unión de las grandes entidades financieras con las medianas "las fusiones pueden debilitar la calidad crediticia de los bancos más fuertes". La agencia estima, eso sí, que el proceso de reestructuración puede abordarse sin coste público.

La agencia de calificación de riesgo Moody's advierte en un informe que el proceso de concentración financiera que promueve el Gobierno español puede terminar restando calidad al conjunto del sistema. En concreto, la compañía adelanta que "las fusiones pueden debilitar la calidad crediticia de los bancos más fuertes" que se asocien a entidades menores pero con mayor exposición a activos inmobiliarios.

Partiendo de este argumento Moody's considera que los tenedores de bonos de las entidades más poderosas tendrán que aceptar que sus inversiones pierden calidad, en el caso de que el banco emisor se quede con otro de peor calidad. La agencia expone, además, que "los tenedores de bonos tienen pocas opciones legales para rechazar estas fusiones", con lo que tendrán que contentarse con el resultado de la reordenación.

Fusión de CaixaBank y Bankia

Como ejemplo, Moody's expone que una eventual fusión entre CaixaBank y Bankia rebajaría con fuerza la calidad crediticia de la entidad catalana, que se vería más expuesta al riesgo hipotecario.

El informe de la agencia considera "muy improbable" que el Estado tenga que inyectar capital para concluir el proceso de reordenación del sistema financiero, si bien recuerda que el FROB sigue operativo y disponible, por si fuera necesario apoyar la recapitalización de alguna entidad.

Pese a todo, la debilidad de los nuevos gigantes que nazcan de la fusión de grandes bancos y entidades medianas, requerirá, según Moody's, replantear si sería conveniente establecer algún tipo de sistema de protección de activos para paliar el citado debilitamiento del perfil crediticio de las nuevas entidades.