La medida no afecta a las plantas ya autorizadas

El Gobierno suspende las primas para nuevas plantas renovables

El Gobierno suspenderá los primas a las nuevas instalaciones de energías renovables, las cuales tendrán que cobrar la electricidad que generen a precios de mercado. La medida no afecta a las plantas ya autorizadas por Industria.

Las renovables solo miran hacia delante
Las renovables solo miran hacia delante

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un real decreto ley para suspender de forma temporal el pago de primas a las instalaciones de energías renovables que se pongan en marcha a partir de ahora. Por tanto, los inversores que decidan construir instalaciones eólicas, fotovoltaica, termosolar, cogeneración o residuos, entre otros, deberán conformarse con cobrar el precio que reciban en el mercado.

La norma no recoge, sin embargo, las peticiones de las cinco grandes eléctricas integradas en Unesa, que habían solicitado una moratoria de tres años para los megavatios termosolares que tienen ya la autorización administrativa a través del registro de preasignación del Ministerio de Industria (unos 1.200 megavatios (MW), según datos de Protermosolar).

Tampoco supone ningún recorte retroactivo de las primas que cobran las instalaciones ya en marcha ni a las que están inscritas en dicho prerregistros. Las que, sin estar inscritas, pero sí en trámite de autorización podrán desistir de su solicitud, en cuyo caso se le devolverían los avales que han tenido que depositar conforme a la norma.

El titular de Industria, José Manuel Soria, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha justificado la medida en la necesidad de poner coto al déficit de la tarifa eléctrica, que asciende ya a 24.000 millones de euros. "Si no hacemos nada", ha dicho, crecerá a un ritmo de entre 3.000 y 4.000 millones anuales en los próximos años. Pero no cuantificó el ahorro.

Según Soria, se trata de una medida temporal en tanto se ponen en marcha una reforma del sistema eléctrico "de mayor alcance". Las primas de las renovables previstas para este año superan los 7.000 millones, casi un tercio de los costes de la tarifa de acceso, cantidad que se mantendrá.