Récord de 5,27 millones de parados

La destrucción de empleo se ceba con los hombres jóvenes con contrato fijo

El drama del desempleo parece no tener fin. El pasado año se destruyeron otros 600.600 empleos y el número de parados marcó otro récord con 5,27 millones de afectados. La deriva de la crisis hace que el perfil de nuevo parado sea ya el de un hombre joven con contrato indefinido, y en muchos casos persona de referencia del hogar.

El desempleo no deja de escalar en España y ha roto, como se esperaba, la barrera de los cinco millones. En los últimos tres meses de 2011, 295.300 personas (100.000 al mes) se sumaron a las listas del paro, que alcanzó los 5.273.600 en el año, la cifra más alta de la historia en un contexto económico de nueva contracción del PIB (un 0,3% en el cuarto trimestre) y a las puertas de otra recesión.

En todo el ejercicio el paro subió en más de medio millón de personas (577.000) y se destruyeron 600.000 empleos, más del doble que en 2010. De esta forma, 2011 se convierte en el quinto año consecutivo en el que se incrementa el número de desempleados. Pero a medida que avanza y se recrudece la crisis económica el perfil de las personas que se van incorporando al desempleo va cambiando. Si en 2008 y 2009 los trabajadores con contrato temporal fueron los primeros en perder el empleo, ahora son ya los empleados indefinidos los que son despedidos en mayor medida.

Así, el pasado año, el 65% del empleo destruido era de carácter indefinido e igualmente siete de dada diez puestos que desaparecieron los ocupaban hombres jóvenes (en 2011 hubo 404.000 ocupados menos y un recorte de 196.600 trabajadoras). En muchos casos estos nuevos parados son la persona de referencia del hogar, con lo que la tasa de paro de este colectivo sube más de un punto en el año, hasta el 19%.

En general, los meses de octubre y diciembre, la tasa de paro se situó en el 22,85% de la población activa, frente al 21,52% del trimestre precedente y el 20,33% del año 2010. Utilizando series no comparables, se trata del nivel más alto desde el primer trimestre de 1995, cuando llegó al 23,49%.

Este incremento del paro se explica por la caída de la ocupación, que registró un descenso de 348.700 personas en el cuarto trimestre de 2011 hasta un total de 17.807.500 ocupados. La cifra de ocupados no bajaba de los 18 millones de personas en España desde el cuarto trimestre de 2004. La población activa bajó en 53.400 personas.

Solo en el último cuarto de 2011, el crecimiento del desempleo afectó en mayor medida a los varones (166.100 parados más) que a las mujeres (129.200). Así, la tasa de paro masculina creció 1,42 puntos hasta el 22,46%, mientras que la femenina subió 1,22 puntos y se situó en el 23,32%. Por nacionalidad, entre los españoles hay 223.800 parados más, frente al aumento de 79.400 parados extranjeros. Sin embargo, la tasa de paro de la población extranjera es del 34,82%, más de 14 puntos superior a la de las personas de nacionalidad española.

El paro entre las personas que perdieron su empleo hace más de un año aumentó en 201.900 y disminuyó en 15.000 entre quienes buscan su primer trabajo.

Por su parte, el número de asalariados disminuyó en 350.200 personas, de las que 104.200 tenían un contrato indefinido y 246.000 temporal. Así, la tasa de temporalidad bajó más de un punto y se situó en el 24,98%. Llama la atención el crecimiento del empleo a tiempo parcial, que aumentó en 60.000 personas, mientras que los ocupados a jornada completa descendieron en 408.700. De esta forma, el porcentaje de personas que trabaja a tiempo parcial aumentó seis décimas, hasta el 13,81%.

Por comunidades autónomas, la mayor pérdida de empleo en 2011 se registró en Madrid (155.000 ocupados menos), Cataluña (126.700) y Andalucía (99.500). Paralelamente, estas regiones fueron las que sufrieron un mayor crecimiento del paro: Andalucía (121.100 parados más), Cataluña (88.700) y Madrid (81.300). En cuanto a la tasa de paro, País Vasco y Navarra se mantienen por debajo del 14%, mientras que Canarias y Andalucía superan el 30%.

El empleo aumentó en la agricultura

Por sectores, el empleo aumentó en el cuarto trimestre en la agricultura (100.800 más) y bajó en los servicios (305.700 ocupados menos), en la construcción (en 93.900) y en la industria (50.000 menos).

Donde más subió el paro fue en los servicios, 124.500 personas, hasta 1,6 millones de desempleados; seguido de la industria, 29.100, hasta 246.800 desempleados en el sector, mientras que bajó en 42.300 en la agricultura, hasta 209.600 parados, y en 2.900 en la construcción, hasta sumar 452.700.

Más de 1,5 millones de hogares con todos sus miembros en paro

El número de hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro registró un incremento de 149.800 en el cuarto trimestre del pasado año (un 10,51% más), hasta alcanzar la cifra de 1.575.000. Son 247.000 más que al cierre de 2010 (un 18,6% más).

Paralelamente, el número de hogares en los que todos sus activos están ocupados desciende en 212.300, hasta 8.846.100.

Respecto al cierre de 2010, los hogares con todos los miembros ocupados cayeron en 374.600, lo que supone un retroceso del 4,06%.

Además, en España existen 4.384.400 hogares sin ningún miembro activo, 4.500 menos que en el tercer trimestre de 2011 y 91.600 más que al cierre de 2010.

Los hogares con al menos un miembro activo suman un total de 13.009.900, un 0,21% más que en el tercer trimestre de 2011 y un 0,39% más que en 2010.

Cae la ocupación y la población activa

La caída de la ocupación en 348.700 personas en el último trimestre de 2011 solo se vio compensada en parte por la reducción de la población activa, que disminuyó en 53.400 personas.

En ocupación, el descenso afectó en mayor medida a los varones (228.400 ocupados menos) que a las mujeres (120.300 menos). También tuvo una mayor incidencia entre la población española, donde bajó en 269.300 personas, frente a la caída de 79.400 entre los extranjeros.

Por edades, la ocupación creció entre los mayores de 44 años, debido en gran medida al incremento de las mujeres ocupadas de 45 a 54 años. Por el contrario, todos los grupos de edad menores de 45 presentan descensos.

En el conjunto de 2011, la ocupación cayó en 600.600 personas, lo que representa un 3,26%. Del total, 485.000 personas eran asalariadas y 115.500 eran trabajadores autónomos.

En cuanto a la evolución de la población activa, el descenso de 53.400 personas en el cuarto trimestre de 2011 propició que el año se cerrase con una caída en el número de activos, que se situó en 23.600 efectivos. En los últimos meses del pasado año la tasa de actividad retrocedió 17 centésimas respecto al trimestre anterior, situándose en el 59,94%. La tasa de actividad femenina permaneció inalterada en el 52,93%, mientras que la de los varones disminuyó 34 centésimas, hasta el 67,30%. Asimismo, la distancia entre las tasas de actividad de españoles y extranjeros superó los 18 puntos a favor de estos últimos, circunstancia explicada fundamentalmente por la diferente estructura por edades de unos y otros.