Montoro avanza una EPA con 5,4 millones de parados

Las comunidades que incumplan los planes de saneamiento tendrán que entregar un depósito

Las Comunidades Autónomas que no cumplan con los planes de saneamiento para corregir las desviaciones de déficit se verán obliagadas a entregar un depósito que podría acabar tranformándose en multa para aquellos casos de reincidencia, según los recogido en el anteproyecto de ley presentado hoy en la Comisión de Hacienda del Congreso.

CiU apoya los recortes del PP con la vista en el pacto fiscal
CiU apoya los recortes del PP con la vista en el pacto fiscal

En su intervención ante la Comisión de Hacienda del Congreso para explicar las pautas de la Ley de Estabilidad y Sostenibilidad Presupuestaria, Cristóbal Montoro ha vuelto a reiterar el compromiso del Gobierno con la reducción del déficit. Dentro de las novedades desveladas esta mañana por el ministro se encuentra la entrega de un depósito por parte de todas aquellas regiones que no cumplan con los planes de saneamiento económico. Este depósito se transformará en multa en aquellos casos de reiteración del incumplimiento de los objetivos de déficit.

Las declaraciones de Montoro se producen justo una semana después de que el ministro señalara, en una entrevista concedida a un medio extranjero, que quizás España puede que no alcance este año los límites fijados del 4,4%.

En los últimos tiempos han surgido voces que reclaman una relajación de los objetivos de déficit para evitar estrangular aún más a la economía. Montoro ha hecho hincapié en la idea de que nuestro país es un ejemplo que demuestra que la reducción del déficit y de la deuda puede ir acompañada por el crecimiento. De hecho, el ministro de Hacienda ha afirmado que "la austeridad y las reformas para crear empleo son el sentido de las iniciativas adoptadas" por el Ejecutivo.

Como hiciera la vicepresidenta, Soraya Sáenz Santamaría, en la rueda de prensa que siguió al Consejo de Ministros del 13 de enero, Montoro ha indicado que los objetivos de la nueva Ley son garantizar la sostenibilidad presupuestaria, fortalecer la confianza y cumplir con los objetivos marcados por Bruselas. Para conseguirlo todas las Administraciones Públicas han de contar con un techo de gasto que garantice el equilibrio o superávit. Asimismo, la deuda no puede superar el 60% del PIB.

La nueva norma contará con mecanismos preventivos que permitan corregir las desviaciones así como sistemas de sanciona para todas aquellas Administraciones que no respeten las directrices marcadas por Bruselas.

La ley, que trata de reforzar el principio de transparencia, incluye un apartado especial para las empresas públicas. En él la racionalización es el pilar fundamental, dejando el supuesto de la privatización para aquellos casos en los que se busca aumentar la competitividad. La venta de las sociedad públicas no tienen como objetivo "hacer caja" ha señalado Montoro, sino "mejorar el servicio" prestado a los ciudadanos.

Fiscalidad de los planes de pensión

Entre el marasmo de subidas de impuestos del IRPF, del capital o de los bienes inmuebles, el PP mantiene dos paraísos donde la garra tributaria no solo no se incrementará sino que se rebajará. Uno es la compra de vivienda; el otro, los planes de pensiones.

El PP ya anunció antes de la campaña la intención de mejorar la tributación de los planes de pensiones. En su programa electoral también consta esta promesa. Pero como entre los compromisos electorales y la realidad postelectoral media un trecho (la subida del IRPF cuando el PP prometió día tras día que no lo haría así lo demuestra), Cristóbal Montoro se ha encargado de reafirmarlo aprovechando su primera comparecencia en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados.

Sin decir ni cómo ni cuándo, el ministro de Hacienda ha reiterado la promesa de mejorar la fiscalidad de los planes de pensiones. Lo ha hecho durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda del Congreso. No ha dado más detalles, aunque lo que se espera es que se mejoran las condiciones a quienes rescaten sus ahorros de golpe.

El ministro también ha descartado que la subida de impuestos aprobada en el primer consejo de ministros tras la toma de posesión del PP vaya a penalizar la economía. "No creo que la subida del IRPF vaya a dañar el consumo", ha asegurado. Además, ha insistido en que el Gobierno no contempla nuevas subidas de impuestos de cara a los próximos trimestres. El objetivo ahora es seguir realizando reformas para reanimar la economía. En este sentido, ha avanzado que la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2011, que publicará mañana el Instituto Nacional de Estadística (INE), arrojará 5,4 millones de desempleados. "La cifra de parados ha hecho perder la confianza al conjunto de los 47 millones de ciudadanos que viven en España", ha añadido, tras asegurar que la política del Gobierno está orientada a recuperar esa confianza y generar empleo.