Cierre de las Bolsas europeas

Vueltas y más vueltas

Vaya días de bandazos rompesistemas que llevamos. Hoy hemos dado unas cuantas vueltas más para terminar al final con bajadas moderadas.

La fortaleza técnica sigue intacta. Y me sigue pareciendo que la QE encubierta del BCE regalando dinero a los bancos sigue ejerciendo un poder tremendo sobre los mercados de valores, como ya pasó en su momento con las QEs de la Fed.

Por el lado negativo, hoy ha seguido cotizando que en Grecia no llegan a un acuerdo, y a mí personalmente me preocupa mucho más aún, que ya es decir, la mala marcha de la deuda portuguesa, el mercado empieza a descontar cosas poco agradables de la deuda portuguesa a pesar de las tremendas medidas de austeridad que ya se han tomado. La austeridad no lo arregla todo. Al final uno queda como abandonado a su suerte, atrapado en la espiral austeridad me lleva a recesión, con lo cual necesito más austeridad, con lo cual más recesión, y al final terminamos en la edad media otra vez. Lo ha dicho el FMI y tiene razón, austeridad sí, pero con medidas de apoyo, la doctora a todo No, dice que ni hablar, pues nada.

La deuda española ha tenido un día tranquilo, y el mercado no parece reaccionar a los comentarios del FMI (realistas) de que difícilmente cumpliremos objetivos de déficit.

Por el lado positivo han pesado durante todo el día los buenos resultados de Apple. Empezábamos el día con alzas claras en Europa, basándonos sobre todo en la fuerte subida que tenía Apple en el fuera de horas de casi el 8% tras volver a dar resultados y ventas espectaculares. Ahora mismo esta compañía es la reina de la tecnología.

Pero no duraba mucho la subida. El tema de Grecia sigue sin arreglarse, y el peligro de default incontrolado da mucho miedo a los operadores. Hay presión sobre la deuda periférica durante la mañana.

El dato de IFO en Alemania ha quedado mejor de lo esperado, y esto ha calmado algo las aguas, pero sigue la debilidad a estas horas.

No olvidemos que desde el punto de vista técnico hay mucha sobrecompra. Y que el futuro del Eurostoxx tiene en 2.459 una resistencia muy fuerte formada por la media de 200, un nivel muy difícil de pasar a las primeras de cambio. De hecho, pocas veces pasa. Y si lo consigue en 2.500 hay otra resistencia muy importante, lo que nos preocupa a muchos, servidor incluido, es el alto nivel de optimismo en la encuesta de AAII, Asociación Americana de Inversores individuales.

Es un hecho y está siendo comentado en muchos análisis que la lectura de Investors Intelligence y de la AAII que comentamos últimamente están en un extremo tremendo de optimismo. Pero...

Ojo con cualquier indicador de sentimiento, porque sucede igual que con los osciladores. Un oscilador en plena tendencia muy alcista o muy bajista, permanecerá largo tiempo sobrecomprado o sobrevendido según sea el caso sin que esto signifique que se detenga la tendencia.

Con estos indicadores de sentimiento sucede lo mismo. Sería un grave error cancelar una posición larga, simplemente porque un indicador de sentimiento marque un extremo. Por la sencilla razón de que pueden pasar semanas o meses a veces antes de que este extremo cause efecto y se vea una vuelta.

Bespoke Investements hace un año estudió esto de forma científica. Y las cifras confirman lo que nos decía el sentido común, y si no vean estos datos.

En el anterior mercado alcista entre octubre de 2002 y octubre de 2007, el 55% de la subida total del S&P 500 se produjo mientras que los alcistas de Investors Intelligence estaban por encima del 50% como ahora.

Si nos vamos desde inicios del 2000 hasta mediados de enero de 2010 el S&P 500 había bajado 314 puntos. Pues bien, de estas 314 figuras, sólo 131 de las mismas se perdieron mientras el sentimiento de los alcistas de Investors Intelligence estaba por encima del 50%. Es decir. En la última década perdida en bolsa, menos del 42% de la bajada sucedió cuando el sentimiento era alcista. El grueso del desplome se dio cuando no se estaba tan optimista.

Si nos vamos a otros índices que sí han ganado desde el 2000 a principios de 2010, como por ejemplo S&P 600 Small Cap index, 125 de los 146 puntos ganados se dieron con los alcistas por encima del 50%, es decir el 86% de la ganancia.

Creo que con todas estas cifras debe quedar claro que no es operativo un indicador de sentimiento para cerrar posiciones largas porque haya llegado a un extremo. Pueden exagerarse mucho más las cosas antes de que se produzca la verdadera reacción del mercado a la lectura extrema, exactamente igual que sucede con los osciladores.

Por lo tanto debemos ser prudentes en su manejo, y nunca anticiparnos a nada.