Fusión de NYSE y Deutsche Börse

Bruselas veta el nacimiento de la mayor Bolsa del mundo

El proyecto de fusión de la Bolsa de Nueva York con la de Fráncfort tiene las horas contadas. La Comisión Europea vetará la próxima semana la operación para evitar que el nuevo mercado bursátil, que hubiera sido el mayor del mundo, disponga de un monopolio en la negociación de algunos productos financieros.

Fachada de la Bolsa de Nueva York, más conocida como "Wall Street".
Fachada de la Bolsa de Nueva York, más conocida como "Wall Street".

El veto ya ha sido confirmado por la dirección general de Competencia de la CE y, según las fuentes consultadas por CincoDías, ha recibido el respaldo de 26 miembros de la Comisión, incluido su presidente, José Manuel Barroso. Solo falta por pronunciarse el gabinete del comisario de Mercado Interior, Michael Barnier, pero su posible apoyo a la operación no podría cambiar el veredicto.

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, ha confirmado hoy que la decisión se adoptará de manera inaplazable el próximo 1 de febrero. Y aunque no ha adelantado su veredicto, fuentes comunitarias confirman que Almunia bloqueará la fusión. Es la segunda operación que veta el comisario desde que asumió la cartera de Competencia en enero de 2010.

En este caso, la CE teme que la unión de New York Stock Exchange (NYSE) con la Deutsche Börse (DB) elimine la competencia en el mercado de algunos productos derivados denominados en euros, como los futuros sobre divisas. Bruselas habría aceptado la fusión si las compañías hubieran renunciado a uno de sus dos mercados de futuros (Liffe y Eurex, respectivamente), pero NYSE y DB se han negado. El consejero delegado de NYSE, Duncan Niederauer, descartó esa opción durante una entrevista con Cinco Días el pasado 17 de enero.

Niederauer optó, en cambio, por lanzar una campaña de presión política en torno a la Comisión Europea, resaltando el interés estratégico de crear la mayor bolsa mundial bajo control accionarial europeo y sometida a la jurisdicción comunitaria. Fuentes especializadas en derecho de la Competencia consideran que la estrategia de NYSE ha sido un error y que, como ha ocurrido otras veces con empresas estadounidenses, ha malinterpretado el margen de maniobra política en una decisión que puede ser revisada por el Tribunal de Justicia europeo. El propio Niederauer, según indicó a CincoDías, no descartó un recurso ante ese Tribunal si Almunia prohíbe la fusión. Parece que esa será su única salida.

Gigante europeo

La unión de NYSE (que agrupa los mercados de Nueva York, París, Amsterdam y Lisboa, entre otros) y DB estaba llamada a crear la mayor Bolsa del mundo por capitalización y por volumen de negociación de acciones y derivados. Aunque la bolsa neoyorquina ha mostrado un enorme interés en Bruselas por llevar a cabo la operación, lo cierto es que la nueva compañía hubiera estado controlada casi en un 60% por el mercado alemán.

El proyecto preveía una cúpula bicéfala, con el presidente de la DB, Reto Francioni, en Fráncfort, y el consejero delegado de NYSE Euronext, Duncan Niederauer, en Nueva York. El 80% de los puestos del consejo de administración estaba reservado para europeos y la nueva compañía esperaba obtener el 70% de su facturación en el mercado comunitario. Su domicilio fiscal hubiera sido Holanda y los supervisores europeos hubieran vigilado su actuación.